Lo más leído

  • Con foto de su parte posterior, Kimberly Reyes habla de sus glúteos
  • Siete puntos de concentración en Risaralda durante el paro de taxistas
  • “El que de amarillo se viste…”: Carla Giraldo en lindo vestido de baño
  • Con 33 mil firmas, esperan revocar el mandato del Alcalde de Manizales
  • Este martes sin luz varios sectores de Cartagena y 3 municipios de Bolívar
  • Investigan dos muertes violentas en Manizales
Coronavirus Covid-19

Sector hotelero afianza protocolos para ofrecer nuevos servicios con bioseg

Uno de los sectores que durante la cuarentena obligatoria estuvo dentro de la categoría de “muy afectado” fue el del turismo.

 

Uno de los sectores que durante la cuarentena obligatoria estuvo dentro de la categoría de “muy afectado” fue justamente el del turismo, que implicó casi una paralización total de sus actividades (97%, según Cepal). Sin embargo, el hecho de que los colombianos estuvieran encerrados por casi 6 meses también es uno de los que podría reactivarse con mayor velocidad, el reto: la bioseguridad.

Desde antes del 1 de septiembre, cuando se anunció la reapertura gradual de la economía, el sector en general, pero, sobre todo, el hotelero, ya habían llevado a cabo exigentes procesos de bioseguridad para garantizar a los huéspedes estancias no solo cómodas sino con lo que se necesita para prevenir contagios accidentales del virus COVID19.

Caracol Radio visitó la sede del Hotel Hilton de la calle 72 para indagar sobre cómo se prepararon para reactivar sus operaciones o cómo se adaptaron a la “nueva normalidad” de los turistas, viajeros de negocios, comensales esporádicos, y usuarios de eventos.

 

Desde el proceso de reserva, se insiste en los controles de temperatura y desinfección recurrente que tendrán que aceptar los clientes si se deciden alojarse. Tal como lo probamos, desde el mismo momento de descender del transporte, frente al hotel, se exige sin excusa el uso de tapabocas en todas las áreas comunes.

Al ingreso a las instalaciones un funcionario toma los datos personales del huésped, registra la temperatura y desinfecta minuciosamente la suela de los zapatos, luego lo guía hacia la recepción para realizar el checkin (el lugar está completamente dividido por vitrales, que separan al host del cliente), también se tienen espacios claramente demarcados para tomar la distancia social reglamentaria.

Si bien por ley en Colombia el cliente debe diligenciar las fichas de registro, los papeles, el bolígrafo, la tarjeta de acceso, los documentos y tarjetas de crédito son desinfectados dos veces durante el proceso (al recibirlo y al entregarlo). Este punto es susceptible de mejora, ya que en otros países del mundo se ha autorizado hacer este proceso a través de aplicaciones para evitar ese punto de contacto.

El hotel tiene dispensadores de alcohol en casi todas sus áreas comunes, los tres ascensores disponibles solo pueden ser usados por una persona a la vez, pese a que por distancia social podrían ingresar hasta dos.

Al llegar a la habitación, el botones me hace caer en cuenta de un sello de seguridad en la puerta que dice “Stay Clean Program”, que significa que la habitación fue estrictamente desinfectada y que nadie ha accedido después de ello. Al abrir, el sello se rompe para garantizar al cliente que su habitación es 100% segura. En este punto, el cliente debe decidir si quiere que nadie haga la limpieza, si quiere el proceso normal de una vez por día o solo cuando lo solicite directamente.

 

Ya en la habitación noto varios detalles. Los elementos de uso como el control del televisor y el teléfono están envueltos en una etiqueta de desinfección. Todos los elementos publicitarios de papel han desaparecido, al igual que el secador, la plancha y los productos del minibar. Si bien no están, hay un aviso que indica que el cliente los puede pedir en cualquier momento, simplemente es para evitar un riesgo innecesario.

En cuanto a las comidas, el hotel ofrece el desayuno sin cargo por roomservice con el fin de evitar el aforo del 30 por ciento en el espacio de La Ventana, el restaurante del primer piso. Si usted decide hacer uso de una mesa en el sitio, debe reservar ya que hay menos disponibilidad y siempre se limita la cantidad de personas. Esto puede ser no solo seguro para evitar contagios accidentales, sino porque el staff de la cocina tiene completa disponibilidad para acompañar la experiencia.

Nota al margen: recomiendo que si pasan por ahí alguna vez, ojalá puedan probar el ‘pollo de la granja’, simplemente único. Está preparado con ingredientes de la propia huerta del hotel, que cultivan campesinos de La Calera y finalizado por Saul, un experto chef que, además, prepara un recetas con chocolate que son impresionantes.

Aunque di una vuelta por otros espacios, como el gimnasio, la piscina y zonas húmedas, no los usé así que no puedo decir cómo están funcionando. Lo que sí, es que es muy exigente el proceso de reserva y el tiempo de uso, de modo que todo se pueda desinfectar entre utilización y utilización.

 

Durante el recorrido, tuve la oportunidad de hablar con Elena Guerrero, directora de ventas del hotel, a quién le pregunté por el proceso de reactivación del negocio. Entre otras, me dijo que viene creciendo significativamente el uso de habitaciones por personas que viven en la ciudad y que quieren descansar de su teletrabajo o que buscar tener espacios cómodos para reuniones importantes que no pueden atender en casa por la distracción y el ruido.

Otro de los productos que son resultado de “reinventarse” y que están evolucionando son los eventos, como los matrimonios, que duraron represados durante la cuarentena, y que ahora no quieren retrasar más el avance del amor. Estos son de entre 6 y 30 personas máximo, y otros institucionales de carácter “mixto”, unos pocos en la sede del hotel a través de videoconferencias y los demás desde sus casas, pero con el servicio de alimentación para todos.

Si bien el Hilton es parte del 20% de las grandes cadenas hoteleras en Colombia, de las que pudieron resistir mejor la crisis, según Cotelco, el 80 por ciento restante de los hoteles de menos de 30 habitaciones, considerados medianos o pequeños, también han trabajado duro para cumplir con los protocolos que permitan volver a recibir huéspedes.

Este movimiento de viajeros internos a su vez van a dinamizar el resto de la oferta de turismo nacional y local, en un panorama donde los viajeros posiblemente preferirán buscar en el país antes que el exterior para viajes de descanso y desconexión.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir