ONU: 1.000 millones de personas sin agua, especies extinguidas y menos cultivos, traerá el cambio climático

El Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU (IPCC), integrado por expertos de más de cien países, han cerrado su segundo informe sobre el fenómeno esta tarde en Bruselas. El documento se ha presentado con varias horas de retraso por problemas con su redacción, planteados en el último momento por EEUU, Rusia, China y Arabia Saudí.

El Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU (IPCC), integrado por expertos de más de cien países, han cerrado su segundo informe sobre el fenómeno esta tarde en Bruselas. El documento se ha presentado con varias horas de retraso por problemas con su redacción, planteados en el último momento por EEUU, Rusia, China y Arabia Saudí. El primer informe, menos duro que el segundo, se publicó en febrero y culpaba al hombre del calentamiento global. Ahora, la ONU advierte de que causará más daños y más rápido de lo que se preveía. Las temperaturas aumentarán entre 1,5 y 2,5 grados, el nivel del mar subirá y el 30% de las especies desaparecerá.

Los expertos, reunidos en Bruselas, han logrado el consenso tras una reunión que se prolongó durante toda la noche y esta mañana de hoy. Incluso se llegó a afirmar que la presentación del informe se aplazaba sine die. Al final, Rajendra Pachauri, presidente del IPCC, ha declarado a la BBC que se había conseguido "un muy buen documento". Algunos científicos han acusado a los delegados gubernamentales de EEUU, China, Rusia o Arabia Saudí de tratar de diluir el sumario de 20 páginas, que sintetiza las 1.400 que contiene el informe y en el que se recogen las recomendaciones.

"Un alto nivel de certeza"

En este sentido, aseguran que China intentó eliminar una parte que recogía que había un "alto nivel de certeza" de que el cambio climático estaba afectando ya a "muchos sistemas naturales, en todos los continentes y en algunos océanos". China, segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero tras EEUU y por delante de Rusia, quería que no se hiciera referencia al nivel de certeza. El IPCC afirma en su informe que el calentamiento global ya está teniendo un gran impacto en la naturaleza y también tiene visibles repercusiones en las sociedades humanas, aunque menos marcado.

Entre las alertas que lanza el nuevo informe se afirma quecausará más daños y más rápido de lo que se preveía hasta ahora. Según sus cálculos, el 30% de las especies conocidas se extinguirá. Ecosistemas como los corales, los polos, la tundra, los bosques boreales o los montes y las regiones mediterráneas se verán inevitablemente afectados, así como los océanos, los ecosistemas marinos en general y los recursos pesqueros. Las regiones más afectadas serán el Artico, el Africa Subsahariana, las islas de menor tamaño y los grandes deltas de Asia, con lo que los pobres serán sus principales víctimas, según ha explicado el copresidente del IPCC, Martin Parry.

Mil millones de personas sin agua

Asimismo se estima que la sequía y el deshielo dejarán sin agua dulce a mil millones de personas, mientras que cientos de millones ya están condenadas a padecer inundaciones por el aumento del nivel del mar. El texto añade que el cambio climático podría ocasionar una caída importante de los cultivos en Africa, una reducción de los glaciares del Himalaya y más olas de calor en Europa y Norteamérica.

El informe será enviado a los líderes del G-8 justo a tiempo para la cumbre en junio en la que se reúnen los países más industrializados del mundo. Se trata de la segunda reunión del panel -establecido en 1988 por el Programa de Medio Ambiente de la ONU y la Organización Meteorolgoica Mundial- tras el encuentro en París del pasado febrero. Está previsto que el panel se reúna dos veces más, en Bangkok y en Valencia, en noviembre, donde presentarán una síntesis de su trabajo para elevar a los estados miembros de la ONU. El Consejo de Seguridad ha confirmado hoy que el órgano debatirá por primera vez el cambio climático como "amenaza a la paz y la seguridad internacional" el próximo el 17 de abril, y con carácter ministerial.

"La punta del iceberg"

WWF-Adena, que ha participado en la realización del informe, asegura que presenta una "mirada devastadora" para el medio ambiente y la economía mundial, a menos que se tomen medidas para combatir el cambio climático. Según esta ONG, el documento muestra claramente que el impacto del cambio climático está "aquí y ahora y va a ir a peor". WWF-Adena advierte de que las consecuencias del cambio climático y la elevación del nivel del mar son, por ejemplo, que diez millones de personas vivan ya a menos de un metro del agua, y que importantes masas de población estén sometidas a hambrunas. "Este informe sólo representa la punta del iceberg", dice la organización ecologista. La Federación Internacional de la Cruz Roja y Media Luna Roja ha calificado el documento de "una advertencia definitiva", por lo que ha reclamado a gobiernos y organismos que "incrementen extraordinariamente" sus inversiones para ayudar a las comunidades más vulnerables a los efectos del cambio climático.

Extinción de especies

La posible subida de la temperatura mundial en 2 grados centígrados durante el próximo siglo supondrá la extinción del 30% de las especies, la caída de la producción agrícola y una elevación del nivel del mar de 4 a 6 metros, advirtieron hoy los expertos en cambio climático de la ONU.

Así lo señala el informe "Efectos, adaptación y vulnerabilidad", elaborado por expertos de más de cien países que durante esta semana han examinado y evaluado la mejor información científica, técnica y socioeconómica disponible sobre el cambio climático en el mundo.

Por el momento, la temperatura mundial ha subido 0,8 grados sobre los niveles preindustriales, por lo que se puede considerar que el cambio climático ya ha llegado, con amplios efectos en personas y ecosistemas.

Como ejemplos, el informe del Panel Intergubernamental (IPCC) cita el aumento de las muertes durante las olas de calor, la extensión de las enfermedades tropicales, las amenazas a los hábitats indígenas y el riesgo creciente de incendios forestales, así como la desaparición de muchos sistemas biológicos.

La emisión de gases de efecto invernadero está en gran medida en el origen de esta situación, afirman los expertos. Hay determinadas zonas geográficas y ecosistemas más vulnerables a este fenómeno, entre ellos los arrecifes de coral, los polos, la tundra, los bosques boreales y las regiones mediterráneas, donde se encuentra España.

De hecho, se espera que este país sufra a partir de 2020 más olas de calor e incendios, mientras que sus recursos hídricos se verán reducidos. Además de las características físicas, el nivel económico es y será uno de los aspectos fundamentales en relación a los efectos del calentamiento global.

Así, según explicó en rueda de prensa en Bruselas el vicepresidente del IPCC, Martin Parry, "el impacto sobre los países pobres será el más duro porque serán los peor adaptados". "Es la primera vez que de forma internacional se confirma, de manera empírica, que el calentamiento causado por las actividades humanas ha tenido un efecto discernible a nivel global", dijo Parry.

Este informe es aún más duro que el presentado el pasado febrero en París, cuando la ONU auguró que el calentamiento de la Tierra provocará desarreglos que, según su dimensión, supondrá escasez de agua para 1.000 a 3.200 millones de personas. Por este motivo, los expertos, que representaban a más de cien gobiernos y algunas organizaciones ecologistas, han discutido durante toda la noche y parte de la mañana antes de aprobar el documento.

Según fuentes de la propia reunión, Rusia, China y Arabia Saudí fueron los países que retrasaron el consenso, al ir cuestionando cada término del mismo. Finalmente, ante la expectación de dos centenares de periodistas, el presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, anunció un "muy buen acuerdo" conseguido, dijo, "tras un ejercicio muy complejo".

La de esta semana ha sido la segunda reunión del panel intergubernamental, establecido en 1988 por el Programa de Medio Ambiente de la ONU (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial,

tras el encuentro en París del pasado febrero. Está previsto que el panel se reúna en Bangkok y en Valencia (España), en noviembre, donde presentará una síntesis de su trabajo para elevar a los gobiernos.

Colombia podría enfrentar en 30 años serios problemas de desabastecimiento de agua por el calentamiento global

El director del IDEAM, Carlos Costa, advirtió que si no se adoptan medidas urgentes para contrarrestar los efectos del calentamiento global, Colombia afrontaría en menos de 30 años, un alto riesgo de sufrir desabastecimiento de agua potable.

En diálogo con Caracol Radio, el meteorólogo manifestó que el más reciente informe de expertos internacionales sobre el cambio climático, alertó sobre el riesgo que tienen los nevados colombianos, de desaparecer en menos de tres décadas, lo que afectaría seriamente la distribución de agua, sobre todo en las zonas de alta montaña.

"Los páramos también están en riesgo de desaparecer, por el cambio climático, y eso también contribuirá a un eventual desabastecimiento de agua", agregó Costa.

El director del Instituto de Hidrología y Meteorología indicó que los drásticos cambios en el régimen de lluvias, en cuanto a intensidad y a distribución, afectarán la productividad de las tierras dedicadas a la agricultura.

"El aumento de la temperatura en las zonas bajas, puede contribuir también a que se disminuya la productividad de las zonas dedicadas a la siembra y cosecha de frutas, verduras y hortalizas", explicó Carlos Costa.

Carlos Costa señaló que el aumento de la temperatura en gran parte del país, y los drásticos cambios en el régimen de lluvias, podrían incrementar el número de casos de dengue y malaria.

América Latina podría perder el 50% de sus tierras agrícolas hacia 2050

Desde México hasta la Amazonia, la sabana gana terreno en América Latina y la desertificación de las tierras agrícolas amenaza a la seguridad alimentaria del continente, según un informe de expertos sobre los impactos del cambio climático publicado este viernes en Bruselas.

Para 2050, la mitad de las tierras agrícolas podría verse afectadas, afirman los autores, con un grado "elevado" de certeza, exponiendo a "decenas de millones" de personas al hambre y a entre 60 millones y 150 millones a la reducción de los recursos de agua (hasta 400 millones en 2080), según las previsiones del IPCC.

El continente ya ha experimentado en los últimos años una sucesión de acontecimientos radicales: lluvias torrenciales en Venezuela, inundaciones en la Pampa argentina, sequías en la Amazonia, tempestades de granizo en Bolivia y una temporada récord de ciclones en el Caribe.

Al mismo tiempo, las precipitaciones se reducen en Chile, en el sur de Perú y en el sudoeste de Argentina. Sobre todo, con el alza de las temperaturas ya registrada (+1º C en América Central y América del Sur en un siglo, frente a +0,74º C de promedio mundial), los glaciares andinos se retiran y esta tendencia se vuelve "crítica" en Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador.

"La disponibilidad del agua destinada al consumo y a la hidroelectricidad ya está comprometida" y el problema se acentuará en el futuro, convirtiéndose en "crónico" si no se toman medidas, afirma dicho documento.

En su último informe científico publicado en enero, el IPCC prevé un aumento mundial del termómetro de una media de entre +1,8º C y + 4º C para el año 2100, dentro de una horquilla más amplia de entre 1,1º C y 6,4º C.

Casi las tres cuartas partes de las tierras ya están "moderada o gravemente" afectadas por un proceso de degradación que progresa a un "ritmo muy elevado", sobre todo en la selva, también amenazada por los incendios.

El documento recuerda que en América Latina se encuentran siete de los 25 principales lugares de fuerte concentración de especies endémicas que están a punto de perder su hábitat natural (mariposas, ranas, reptiles, mamíferos).

No obstante, la creación de corredores ecológicos y de reservas naturales para la preservación de la biodiversidad podrá constituir un frente contra el calentamiento.

El aumento del nivel de los océanos -- de 20 a 60 cm para fines de este siglo, según las previsiones de los científicos del IPCC -- "muy probablemente" provocará inundaciones en las tierras bajas, como en El Salvador, Guayana y el estuario del Río de la Plata, alrededor de Buenos Aires, afectando a la industria turística en las playas de México y Uruguay.

Este fenómeno también podría poner en peligro a los manglares en Brasil, Ecuador, Venezuela y Colombia.

El aumento de la temperatura del agua amenaza a los corales de las costas de México, Panamá, y a los arrecifes de coral de Belice, que forman parte del patrimonio mundial de la Humanidad.

A punto de no aprobarse

La publicación del informe ha sufrido retrasos por las presiones de países como EEUU, Arabia Saudí, Rusia, China o la India, que se negaban a rubricar el texto definitivo, y por el enfrentamiento de éstos con la UE, que quería un texto aún más severo.

Cargando