Boyacá sí pudo con la sustitución de cultivos ilícitos

El gobierno departamental criticó la posibilidad de volver al glifosato, mientras campesinos del occidente siguen apostándole al cacao y no a la coca.

El Gobierno Nacional prepara su estrategia para frenar aumento de cultivos ilícitos, y es que el presidente Iván Duque solicitará a la comunidad internacional apoyo para la lucha contra las drogas. En medio de esta discusión, existe una profunda preocupación en el Gobierno Nacional por ese incremento que se ha registrado de los cultivos ilegales en los últimos años.

El jefe de estado anunció que no descarta la posibilidad de volver a la aspersión con glifosato para erradicar los cultivos ilícitos en el país, y que de llegar a autorizar el uso del herbicida, se haría bajo el estricto cumplimiento de los lineamientos de la Corte Constitucional, emitidos en el mes de abril de 2017, dentro de los que se incluye su aplicación aérea por el inminente riesgo que provocaría para la salud humana.

La polémica sigue a la orden del día en el país: en el departamento de Antioquia, por ejemplo, esperan el visto bueno de Duque para retomar fumigación con glifosato, toda vez que el gobernador de dicho departamento, Luis Pérez, considera que la erradicación manual ha sido ineficiente.

En la presentación de la segunda etapa de 'Antioquia libre de coca', el mandatario de los antioqueños sostuvo que pedirá el aval del Gobierno Nacional para retomar las fumigaciones áreas con glifosato con el fin de acabar con los cultivos ilícitos de coca que en esta región del país pasaron de 8 mil en el 2017 a más de 12 mil en un año.

De acuerdo con Pérez, el programa del Gobierno para erradicar la coca ha sido ineficiente comenzando porque no hay un sistema que entregue cifras actuales sobre el número de hectáreas resembradas.

Entre tanto, la sustitución de cultivos ilícitos por cacao, ha sido usada por varios gobiernos como estrategia para que muchos campesinos entren a la legalidad, y hoy surgen las historias que sí lograron este objetivo.

En el occidente de Boyacá, zona que enfrentó una dura época de violencia en el marco de la denominada ‘Guerra Verde’ hace aproximadamente 64 años, el chocolate derrotó a la coca desde hace 14 años.

Lo anterior se ha convertido en un ejemplo para el país y para el mundo en términos de sustitución, un proceso que los cacaoteros llaman conversión al postconflicto, y que comenzó con la llegada del Plan Colombia a la provincia, con el programa “Familias Guarda Bosques”, sustituyendo más de 7 mil cultivos ilícitos por cultivos de cacao.

Juan Urbano, uno de los líderes cacaoteros aseguró en Caracol Radio que “la mayoría de nosotros los campesinos fuimos engañados con el tema de que el narcotráfico era lo último y que nos iba a asacar de la pobreza pero realmente lo que nos dejo fue más pobres”.

Explicó que “cerca del año 2005, comenzó este proceso bonito de reconversión de la población con la esperanza de una sociedad más equitativa y más justa. El cacao se puede dar en varios lugares, pero lo difícil, en Colombia es generar una cultura acompañada de un proceso de legalidad, y es a eso a lo que le hemos apostado, y hoy nuestro cacao tiene un sabor excepcional, pero más allá, sabe a paz a reconciliación, y es eso lo que le hemos aportado al país”.

Por su parte el gobernador de Boyacá Carlos Amaya aseguró en Caracol Radio que en Boyacá es la prueba del éxito en medio de la lucha contra el narcotráfico, e hizo una crítica a la erradicación con glifosato, que según él no será tan efectiva como el apoyo estatal para la reconversión de los campesinos

“Es importante frente a esta discusión nacional referir casos de éxito y no solo de fracaso. Y es que en el pasado el glifosato también ha fracasado no es la última panacea como algunos quieren hacer ver”, sostuvo el mandatario de los boyacenses.

Mencionó que “lo que ha pasado en Boyacá es un caso de éxito alrededor de la sustitución de cultivos con apoyo estatal, como debe ser. Se trata de productores campesinos que dejaron de sembrar coca y ahora se dedican al cacao”.

Indicó que en el departamento “se tiene un apoyo importante con recursos de Boyacá para apoyar los proyectos de estos productores.”

Anunció que en próximos meses “vamos a terminar un gran centro de acopio cacaotero para todos los que han creído en este proceso de Asociatividad, y con recursos del departamento los apoyaremos; también son conscientes y dicen que para ellos es mejor sembrar cacao que sembrar coca, porque el cacao es rentable, tienen apoyo del gobierno, y es completamente legal”.

Amaya estuvo que es hacia ese terreno a donde hay que llevar la lucha contra los cultivos ilícitos en Colombia, “y no creer que los campesinos son los enemigos y echarles veneno encima para que entre otras cosas terminen siendo víctimas de cáncer, según investigaciones en salud. Hay que llevarles apoyo estatal, acompañarlos en el sembrado, en la producción, comercialización y demás para que ellos vivan del campo de verdad, un campesino colombiano, por más dificultades que tenga, si ve que el cultivo del café, del cacao es rentable seguro que va a dejar de sembrar coca, eso, es más que obvio”.

Con la Asociatividad de decenas de productores cacaoteros han conseguido recursos nacionales e internacionales, y hoy esperan la importación de los últimos equipos para terminar de dotar la primera planta de transformación del cacao, para producir chocolates en varias presentaciones tipo exportación, desde San Pablo de Borbur.

Cargando