Cuerpo de colombiana que murió en Argentina lleva casi cuatro meses sin ser repatriado

El drama de una familia boyacense que espera que un juez argentino libere legalmente el cuerpo de la joven, para que regrese a colombia.

Los familiares de Jennifer Andrea Páez Ramírez, de 25 años, no salen del desespero y de la incertidumbre por no poder darle cristiana sepultura a esta joven boyacense, estudiante de Ingeniería Química la Universidad de Buenos Aires (Argentina), a quien un aneurisma le arrebató la vida el 12 de octubre del 2017.

Desde ese momento la batalla de la madre de Jennifer, doña Angélica Ramírez, comenzó con la cancillería colombiana y argentina.

Al haber sido informados de la muerte de la estudiante, Inmediatamente la humilde familia colombiana de Chiquinquirá, un municipio al occidente del departamento de Boyacá, inició la búsqueda de la millonaria suma de dinero necesaria para repatriar el cuerpo, la cual fue cancelada oportunamente a una funeraria de Buenos Aires. Sin embargo, a 7 días de cumplirse 4 meses del fallecimiento de Jennifer, todavía no la reciben en casa.

“La cancillería nos dijo que era imprescindible hacer un contrato con una funeraria o coche fúnebre. Se canceló 5.500 dólares más el IVA que fueron más de 18 millones de pesos”, señaló en Caracol Radio Angélica Ramírez.

Al parecer el obstáculo estaría en el Juzgado 12 de Buenos Aires, el cual todavía no libera el cuerpo.

“La funeraria me decía en días pasados que incluso están dispuestos a devolver la plata ya cancelada. Pero para poder hacer la repatriación, tiene que haberse liberado el cuerpo por un juez de ese país. El problema está allí en el juzgado encargado, porque según este no se tiene todavía el resultado de la necropsia hecha en la morgue de Buenos Aires, y aparentemente por no tener ese resultado, el juez no firma el acta de defunción. Lo raro es que a mí me dijo la morgue que los resultados los había enviado hace más de un mes a ese despacio judicial”, explico en Caracol Radio la madre de Jennifer Andrea.

Fuentes oficiales de la Cancillería Colombiana, señalaron a Caracol Radio que en este caso la política exterior es rigurosa en guardar el respeto por la legislación argentina, de la cual depende la liberación del cuerpo de Jennifer. Aseguraron que aunque han acompañado a los familiares y al proceso, deben ser respetuosos con los tiempos investigativos de la normativa internacional, ya que las repatriaciones, no tienen un tiempo estándar o fijo para su materialización.

Sin embargo la familia, asegura que se sienten solos.

“Desde el enlace de cancillería nos dijeron que estos últimos meses han sido meses muertos en el juzgado, y que no hay atención. Pero, tengo una hermana que tuvo la oportunidad de ir hasta Buenos Aires y constató que el juzgado sí está atendiendo. Me volví a comunicar con el enlace de cancillería que nos ha atendido el caso para informarle que sí están adelantando la atención en ese lugar, a lo que ella respondió que solamente se atendían en estas fechas casos imprescindibles. Con lo anterior interpretamos que para las autoridades, mi hija, extranjera en ese país, que lleva más de 3 meses en una morgue que no es de su tierra, y sin cristiana sepultura, no es imprescindible. Con esto nos sentimos maltratados”, narró la señora Ramírez.

Mientras el juez 12 de la capital argentina libera el cuerpo de Jennifer Andrea, la mayor de 3 hermanas, continuará en la morgue judicial de Buenos Aires.
Sus familiares esperan un apoyo urgente para que la joven pueda retornar pronto a Chiquinquirá, Boyacá, para despedirla.

La cancillería responde
Fuentes oficiales de la Cancillería Colombiana, señalaron a Caracol Radio que en estos casos de repatriaciones, la política exterior es rigurosa en guardar el respeto por la legislación de cada país.

En este caso puntual, debido a que Jennifer Andrea falleció fuera de un centro asistencial, las autoridades argentinas iniciaron inmediatamente la investigación pertinente para determinar las causas de la muerte.

Cuando hay una investigación por parte de las autoridades extranjeras, no liberan los cuerpos hasta que la legislación de ese país autorice y libere el cuerpo.

En el caso de la colombiana, como hay un proceso investigativo en curso, no es suficiente que haya una autopsia emitida, sino que es necesario que las autoridades de ese país indiquen que el cuerpo ya está listo para ser retornado.

“Hemos tenido casos que se han presentado en México, dónde las repatriaciones se han demorado incluso meses, debido a que los colombianos no fallecieron dentro de un centro asistencial; por ejemplo cuando son muertes violentas, que no es el caso de Jennifer, pero para traer a colación un caso representativo, los cuerpos permanecen en custodia porque son materia de investigación, así que las repatriaciones, no tienen un tiempo estándar o fijo para su materialización, porque depende exclusivamente del caso y del país con el que se esté adelantando”, señaló la fuente de la cancillería consultada.

De otro lado, si algún colombiano fallece por muerte natural en centro asistencial, en muy pocos días se adelanta esa repatriación, y este, no es el caso de la boyacense que murió en Buenos Aires (Argentina).

La cancillería insiste en que han solicitado a todas las autoridades competentes la celeridad en la repatriación de Jennifer Andrea, pero que deben ser respetuosos con los tiempos investigativos de la normativa internacional, "y es de eso de lo que dependemos", señaló la entidad del gobierno.

Cargando