Lo más leído

  • Cargos contra agente del DATT por uso indebido de un vehículo en Cartagena
  • Jessica Cediel atrapó a sus seguidores con profundo escote y labial rojo
  • Jennifer López sorprende completamente desnuda para lanzar nueva canción
  • Trabajo sí hay: Hay más 94.000 empleos disponibles, conozca las vacantes
  • ​Se reporta el accidente de un bus en la vía Curos - Málaga
  • Aída Merlano confesó que le gustan las mujeres

Hoy es noticia

Más temas
Fútbol femenino

La lucha de las futbolistas colombianas para no quedar en el olvido

Carmen Rodallega y Sandra Sepúlveda, mundialistas con la Selección Colombia, buscan soluciones ante la crisis por la COVID-19.

Carmen Rodallega entrenándose en su casa junto a un par de botellas llenas de agua. /

La incertidumbre para las futbolistas colombianas es absoluta: hoy ven y escuchan en las noticias cómo se habla de protocolos e iniciativas para el reinicio de la liga masculina, mientras que la realización de su torneo, que incluso antes de la pandemia estuvo en veremos, es un misterio.

"Somos muchas jugadoras que vivimos del fútbol y muchas familias también dependen de lo que trabajemos. Entonces creo que no nos pueden dejar a un lado. Sabemos que cuando hay presupuesto para el masculino hay presupuesto para el femenino", dice a Efe Carmen Rodallega, mundialista en Alemania 2011 con la selección colombiana.

La lateral de 36 años, campeona de la Copa Libertadores de 2018 con el Atlético Huila, hoy se entrena junto con su hija María del Carmen, con el Deportivo Cali, que ha organizado sesiones virtuales en las que ambas utilizan ladrillos, botellas llenas de agua e incluso los muebles de su casa para mantenerse en forma.

Al igual que la mayoría de sus colegas en el país, iba a firmar contrato la última semana de marzo cuando comenzó la cuarentena para combatir el coronavirus y por eso no lo pudo hacer y por tanto no está devengando salario.

Madre e hija, dedicadas ciento por ciento al fútbol, viven días duros porque no tienen otra forma de conseguir dinero. Los únicos alivios les llegan a través del Deportivo Cali y de la Escuela Sarmiento Lora, que les ayudan con mercados, y de sus familiares, que les colaboran financieramente.

No obstante dice: "Sé que de pronto muchas jugadoras están en una situación que es más crítica y esto nos compete a todos. No solamente las jugadoras nos hemos visto afectadas, sino también las personas que hacen parte del medio del fútbol, como entrenadores de escuelas de formación, que deben tener una afectación muy compleja".

La Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) denunció a comienzos de abril que de los 18 equipos que tienen previsto participar en la liga femenina de 2020 solo 4 (América de Cali, Atlético Nacional, Independiente Santa Fe y Junior) "arrancaron sus labores con un contrato en firme".

Pese a ello, la Acolfutpro lamentó que "un porcentaje considerable (de contratos) se firmaron por un salario mínimo", que hoy en Colombia es de 877.803 pesos mensuales (unos 230 dólares).

En su defensa, el presidente del Atlético Nacional, Juan David Pérez, dijo en Instagram Live que el club ha hecho "un esfuerzo importante por mantener el proyecto, por tratar de cumplirles también a nuestras jugadoras profesionales porque de eso se trata, no es solamente el equipo masculino".

 

Entre tanto, el gerente deportivo de Independiente Medellín, Juan Bernardo Valencia, manifestó que ya tiene listo el convenio con el club Formas Íntimas para continuar colaborando pero el tema está en veremos porque la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) aún no decide qué pasará con la Liga femenina.

"Hay mucha incertidumbre en temas como cuándo se va a jugar, cómo se va a jugar, cómo serán nuestros contratos, cómo serán nuestros salarios, si van a bajar, a mantenerse o a subir", asegura a Efe, por su parte, la guardameta Sandra Sepúlveda, compañera de Rodallega en el Mundial 2011 y que también estuvo en la copa de Canadá 2015.

"Sencillamente estamos a la espera, entrenándonos en casa, con esperanza de que en septiembre o diciembre se pueda realizar la liga", agrega Sepúlveda, con 24 años de carrera y que en 2019 jugó con el Independiente Medellín, pero hoy está sin equipo porque "había varias propuestas que por la pandemia se quedaron congeladas".

En opinión de Sepúlveda, la lejanía entre las estrellas de la selección masculina y las de la femenina obedece a que nunca han estado cerca, ni conocen la historia de sus compañeras. "Si a ellos les ha tocado luchar y les ha tocado difícil, a nosotras nos ha tocado el doble. Ellos no saben qué tan difícil ha sido para nosotras. En el autobús del fútbol femenino se monta el que quiere, el que quiere aportar, el que quiere ayudar, el que quiere verlo crecer", concluye.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir