¿Qué implica para la reforma tributaria las críticas desde el uribismo?

Panelistas consideran que políticamente es lógico quererse apartar del gobierno ante una reforma que ha sido criticada.

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

En Hora20 una opinión sobre las declaraciones de Carlos Antonio Lozada, senador de Comunes ante la Jurisdicción Especial para la Paz; todo el análisis a lo que sería un aparente distanciamiento entre el Centro Democrático y el gobierno nacional por cuenta de la reforma tributaria que será presentada esta semana y que ha recibido críticas desde el uribismo por aumentar impuestos en vez de reducir el tamaño del Estado. También una mirada a una plataforma feminista que fue lanzada ayer y que busca llegar consolidada en las elecciones de marzo del 2022.

Desde hace más de dos años y medio que empezó la actual administración presidencial, ningún otro proyecto u acción del gobierno había generado tanto malestar el partido del gobierno, el Centro Democrático, como lo ha causado las propuestas que se conocen por ahora de una reforma tributaria, la cual establecería que más personas paguen impuestos, que otros gravámenes aumenten y que productos tan básicos como la sal o el café tengan impuestos, pues todas estas propuestas generaron malestar en la mayoría de opinadores del uribismo, seguidores del gobierno y congresistas del Centro Democrático, ya que para muchos la consiga hoy es: o hay austeridad y recorte del Estado o no hay reforma tributaria.

Esta posición marcaría una división entre la Casa de Nariño y el partido del expresidente Uribe, pues los miembros del partido han expresado que debe haber austeridad; apretar el cinturón del Estado a través de menos burocracia; recortar gastos innecesarios; menos dinero para el funcionamiento y han llegado a propuestas puntuales como: reducir el tamaño del congreso y la Jurisdicción Especial para la Paz; eliminar consejerías presidenciales y algunas de las 17 agencias estatales que hoy funcionan; también proponen fusionar ministerios; reducir nóminas y congelar salarios de funcionarios.

Le puede interesar:

Lo que dicen los panelistas

Jaime Arrubla, abogado y expresidente de la Corte Suprema de Justicia, señaló que generalmente una reforma tributaria nunca se hace en el último año de gobierno, “eso tiene un alto costo”, y añadió que esta propuesta sale en un mal momento de recesión económica y altos costos sociales que el Estado ha atendido. Añadió que al actual gobierno lo van a medir por dos cosas: por la vacunación que considera ya la perdió y por la reactivación económica.

Frente a la versión entregada por Carlos Antonio Lozada a la JEP por el asesinato de Álvaro Gómez Hurtado, dijo que la verdad es el ingrediente que puede ayudar a cicatrizar los enfrentamientos entre colombianos por tantos años. Pero que lo escuchado en esa jornada es una verdad que aflora muy a medias y que, por lo tanto, no debería ser así.

Para María Teresa Ronderos, periodista, columnista y directora del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística, hay tres niveles de discusión en el planteamiento de la reforma tributaria: el primero relacionad con un asunto electoral, “alejarse de un gobierno impopular y no pagar platos rotos de este gobierno; eso es natural y es política”; en segundo lugar planteó las críticas a la reforma tributaria como los impuestos a salarios de $2.5 millones y como último punto, la clase de país que se quiere tener y el Estado que en realidad se quiera recortar.

Frente a la convención feminista, dijo que es positivo la agenda proactiva. “Creo que la sociedad nos tiene que tratar como iguales, pero somos diferentes, en ese sentido la propuesta feminista es de una sociedad más femenina; que cuide, que comunique”, concluyó.

Augusto Reyes, director de Poder&Poder, abogado y consultor, planteó que se genera mal ambiente cuando al tiempo que se anuncia una reforma tributaria hay noticias como el millonario contrato en comunicaciones, lo que para Reyes lleva a que esas acciones generen pérdida de legitimidad en la reforma. Agregó que el Estado se ha ido engordando favor tras favor político y que es el momento de que se ponga a dieta.

Comentó que la convención feminista es un gran mensaje para el país, pues plantea que la combinación de una lucha de Francia Márquez desde las regiones con una visión de mujer urbana como lo es Ángela María Robledo armoniza al 100 por ciento el mensaje feminista.

Para Ángela María Robledo, representante a la Cámara, sí se percibe y se escucha un distanciamiento del gobierno de Iván Duque y el partido de gobierno; pues plantea el tiempo electoral empieza a correr. Por otro lado, señaló que es claro que se necesitan recursos y una reforma tributaria, pero que hay otros elementos para adelantarla y no a través de los salarios o el aumento del IVA.

En cuanto a la Convención Nacional Feminista, explicó que es un hecho histórico con el elemento diferenciador en el que se busca que las mujeres lleguen a la política para hacer realidad la constitución de 1991. También planteó que hay que demostrar que es el momento de las mujeres para participar en política, por lo que cree que la visibilidad es importante.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir