Cuerpo de Juana Perea permanece en una iglesia de Nuquí

Sus habitantes hicieron una colecta para un ataúd y mantener el cuerpo de la lideresa seguro mientras llegan las autoridades.

Han pasado más de 24 horas después de que uniformados de la Policía del Chocó encontraran en las playas de Nuquí, el cuerpo con una bala en la cabeza de la líder, empresaria y activista colombo-española, Juana María Perea.

En diálogo con Caracol Radio, Iñaki Perea, el hermano menor de Juana, relató que, a los habitantes, los mismos con los que había trabajado en proyectos ecoturísticos, les tocó hacer una colecta para construir un ataúd y mantener el cuerpo seguro.

No hay ni siquiera una morgue. La querían tanto que hicieron una colecta, mandaron a hacer un ataúd para tratar de conservar el cuerpo. Está en una iglesia, el cura ha tenido muy buena voluntad”, aseguró Iñaki.

Leer más:

Asesinan a empresaria colombo-española en Nuquí, Chocó

Grupos armados mexicanos imponen su ley en Quibdó, Chocó

Quibdó: exigen presencia de presidente Duque ante aumento de violencia

Critica la falta de apoyo por parte del Estado colombiano para iniciar las investigaciones y el levantamiento del cuerpo. Ni la Fiscalía ni Medicina Legal han llegado al sitio.

“Debo decir con el dolor en el corazón que el Estado español se ha preocupado más por mi hermana que el Estado colombiano. El consulado ha tenido un contacto maravilloso, aquí están a paso de tortuga”, aseveró.

Juana María Perea Plata era una empresaria y activista colombo-española y líder del gremio de hoteleros de Nuquí. Hija de un español que huyó de la Guerra Civil Española. Se estableció hace cinco años con su esposo norteamericano en el Chocó, por lo que compró un terreno para construir un hostal en el corregimiento de Termales.

“Era una líder innata. Empezó a conectarse con la gente, a hacer su mejor esfuerzo para mejorar las condiciones de la población. Participaba en pequeñas asociaciones para que la gente tuviera algún ingreso económico”, contó.

Sobre su activismo contra la construcción del Puerto de Tribugá, cuenta Iñaki que su hermana se movía mucho en redes sociales y rechazaba que este proyecto se adelantara en la región. “Contactaba gente, hacía redes comunitarias para defender al Chocó y hacer conciencia sobre el medioambiente del departamento. Estaba muy enamorada de esa región del pacífico”, dijo.

No es claro quién o quiénes están detrás del asesinato de Juana Perea. Su familia y amigos cercanos aseguran no haber escuchado de amenazas ni intimidaciones por su activismo y defensa del medioambiente. Su esposo, bombero de profesión, sigue en Afganistán, tratando de regresar a Colombia.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir