Orden Público

Líderes sociales

“Podemos almorzar viendo una masacre y no nos conmueve”: lideresa social

Asegura que el país está sumido en la normalización de la violencia y en la omisión de derechos fundamentales

XIMENA PALACIOS, MIEMBRO DEL CONSEJO DE MUJERES DE PASTO

XIMENA PALACIOS, MIEMBRO DEL CONSEJO DE MUJERES DE PASTO

08:14

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://caracol.com.co/embed/audio/507/097RD130000001071209/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Una nueva jornada de marchas en todo el país se cumplirá este 21 de septiembre para reclamar por la difícil situación de seguridad en las regiones. 61 masacres en lo corrido del año convocan a gremios de trabajadores, organizaciones y líderes sociales a hacer un llamado urgente a respetar la vida, pero sobre todo, a no permitir que estos hechos queden en el olvido.

En diálogo con Caracol Radio, Ximena Palacios, miembro del Consejo de Mujeres de Pasto, lamentó que “en Colombia ya se ha normalizado la violencia y justamente esa apatía al reconocimiento de que aquí existe un problema, esa resistencia a establecer lazos de solidaridad con quienes han sido víctimas, es una de las formas. Nosotros podemos almorzar con masacres y no nos interesa, no nos conmueve”.

Le puede interesar:

Dos líderes sociales fueron asesinados en las últimas horas en el Meta

Con una velatón, en Risaralda rechazan asesinatos de líderes sociales

“El Gobierno no tiene voluntad de paz”: líder social en Nariño

Una situación que según la lideresa ha logrado incluso que se acepte que se vulneren los derechos humanos de los ciudadanos, sin que exista una queja o reprimenda por ello.

“Se ha generalizado el miedo para que la ciudadanía no ejerza una vigilancia crítica sobre estas situaciones. Incluso, nos afecta a nosotros como defensores de derechos humanos, porque tenemos miedo de ser perseguidos y/o víctimas de esa misma violencia si denunciamos”, afirma.

Específicamente en Nariño, el incumplimiento de los Acuerdos de Paz y las pocas oportunidades para las nuevas generaciones, según explica, han agudizado la violencia.

“Somos un departamento abandonado por el Gobierno central, muchos han regresado a las armas porque no hay garantías, entonces lo que necesitamos es inversión social, menos armas. Aquí la gente aclama la restitución de cultivos ilícitos pero acompañados de todo lo que eso implica en materia económica, es decir, acceso a educación, servicios de salud, empleo, seguridad, derechos mínimos que ni siquiera deberíamos estar pidiendo”, dice.

Por lo que hace un llamado a que se reconozca una omisión a la garantía de derechos por parte del Gobierno y “que las cosas no son color rosa, para evitar que el país siga sumido en la anestesia de la normalización”.

 

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad