Lo más leído

  • Se acerca el regreso del Pico y Placa a Bogotá
  • Hombres armados hurtaron el banco popular al norte de Armenia
  • VIDEO: María Fernanda Cabal fue abucheaada en Usaquén
  • Así fue el sepelio de Javier Ordóñez, abogado que murió a manos de policías
  • Durante un año comieron carne de burro los niños de colegios de Bucaramanga
  • Desde hoy, vigilancia policial en estaciones de combustible

El actual fenómeno de El Niño podría convertirse en el más fuerte jamás registrado: FAO

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura está desarrollando planes específicos de intervenciones tempranas en el marco de su Sistema de Alerta y Acción Tempranas.

Son 44 países de África, Pacífico sur, Asia y América Central, los seleccionados que tienen un mayor riesgo de que en ellos se produzcan fenómenos meteorológicos extremos con sus consiguientes efectos negativos sobre la población vulnerable, además se ha reconocido que otros 19 países se enfrentan a un riesgo moderado.

El Niño es un fenómeno natural que se caracteriza por el calentamiento anormal de la temperatura de la superficie del mar en el Océano Pacífico central y oriental ecuatorial. Como promedio, se presenta en intervalos de dos a siete años y puede durar hasta 18 meses. El Niño tiene amplias consecuencias en los regímenes meteorológicos y climáticos a nivel mundial; en algunas regiones puede dar lugar a una disminución de las precipitaciones y la aparición de la sequía, mientras que en otras produce fuertes lluvias e inundaciones.

El Sistema de Alerta y Acción Tempranas es una nueva iniciativa de la FAO elaborada con la comprensión de que actuar antes de que una situación de crisis se convierta en emergencia, puede disminuir drásticamente los costos de las pérdidas ocasionadas por los desastres y de la respuesta a situaciones de emergencia.

Además, la acción temprana fortalece la capacidad de resistencia para enfrentar la situación de las poblaciones en riesgo, lo cual es una prioridad clave en el marco del objetivo estratégico 5 de la FAO de “incrementar la resiliencia de los medios de vida ante las amenazas y las crisis”.

Los efectos de El Niño ya se han sentido en algunos países. Por ejemplo, en el “corredor seco” de América central se ha perdido el 80 por ciento de los cultivos. En Papua Nueva Guinea, 2,4 millones de personas se ven afectadas por la sequía y las heladas, y es probable que estas cifras aumenten a medida que El Niño continúe.

Si bien la sequía es la principal amenaza para la producción de alimentos causada por este fenómeno, El Niño puede provocar también fuertes precipitaciones, inundaciones o un clima extremadamente caliente o frío. Ello puede dar lugar a que se produzcan brotes de enfermedades de los animales, como zoonosis y enfermedades transmitidas por los alimentos, así como plagas de las plantas y fuegos forestales. En los fenómenos anteriores de El Niño, la población cuyos medios de vida dependen de la pesca se vio muy afectada en determinadas zonas.

La FAO está diseñando y ejecutando acciones tempranas con miras a reducir los efectos del actual fenómeno de El Niño sobre las poblaciones vulnerable en todos los países que se encuentran en una situación de riesgo alto y en algunos de riesgo moderado En Somalia, por ejemplo, se están reforzando las riberas de los ríos con sacos de arena y se están distribuyendo plásticos para proteger las reservas de semillas.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir