Los colombianos que sufrieron la tragedia

La FAC trajo desde Japón 139 colombianos, entre ellos a Cristina Canosta, quien por esos días tenía 6 meses de embarazo y llegó al país por miedo a la radiación.

Hace un año decenas de colombianos en Japón vivieron la peor de las tragedias que ha golpeado a ese país: un terremoto de 9 grados de magnitud en la escala Richter, después un tsunami y finalmente la explosión de un reactor nuclear

La Fuerza Aérea Colombiana trajo desde Japón 139 colombianos, entre ellos a Cristina Canosta, quien por esos días tenía 6 meses de embarazo y llegó al país por miedo a la radiación. Ella lleva viviendo en Japón 17 años, es casada, tiene 3 hijos y es una fiel creyente de la religión cristiana

Un año después de la tragedia Cristina asegura que cuando el Tsunami se iba acercando a la ciudad de Chiba, milagrosamente todos aquellos creyentes en Dios quedaron a salvo

“Bueno, yo soy cristiana y tengo mucha fe, y cuando venia el tsunami para acá en este sector de Chiba -porque yo vivo en una parte cerca de la playa- empezamos a orar y sentimos cómo el señor movió su mano poderosa. Y hemos escuchado muchos testimonios aquí en este país de que ninguno de los cristianos tuvo ningún problema en esta situación que hubo tan grande”, dijo

Para Cristina es normal que se sientan temblores, incluso sabe que en Japón podría ocurrir una tragedia parecida a la del 11 de marzo de 2011. “A la espera, claro, con muchos cuidados, muy pendientes de muchas cosas, preparándonos es verdad, sí nos preparamos pero con una fe muy grande”

Al regresar a Japón Cristina cuenta que la alimentación y, por ende, el costo de vida, tuvo un alza que para muchos ha sido difícil de sobrellevar porque después de la tragedia muchas empresas quebraron

También el desempleo, una situación poco común allí, comenzó a crecer. “La situación sí ha cambiado, pues muchas compañías han quebrado y, entonces, hay mucho desempleo; antiguamente eso no se veía en este país, de pronto un poco más caro el costo de vida, un poco más elevado”, señaló

No todos los colombianos regresaron a Japón, como es el caso de Francia Valencia, quien no lo pensó dos veces para subirse al avión de la FAC y regresar al país, como lo cuenta ella misma, para comenzar de nuevo. “Aceptar la propuesta que me hizo la embajada de Colombia en Japón, sin un peso en el bolsillo, sin un capital con el cual invertir acá. En realidad ha sido con las uñas y con la ayuda de mi familia, pero hay estamos tratando de seguir adelante”, explicó

La lucha no ha sido fácil, la empresa de confecciones que tiene la han levantado con mucho esfuerzo, pero aun así ella y su hogar desean volver a tener la misma estabilidad que tenían en Japón

“Lamentable en nuestro país es muy difícil iniciar de nuevo. Japón es un país demasiado organizado, que no tiene los mismos recursos de Colombia, pero por su organización, por su empeño, por su dedicación, siempre está saliendo adelante y eso es lo que hace que uno tenga muchas oportunidades”

“Entonces yo pienso que estamos corriendo acá de otra forma y la verdad, uno se acostumbra a la tranquilidad de allá y en este momento quisiera regresar por eso”, sostuvo

Estos colombianos llevan al país del sol naciente en su corazón. A pesar de las tragedias por las que atravesó Japón, Cristina afirma que su vida es mejor allá. Por su parte, Francia anhela ver crecer a su familia con la tranquilidad que un día tuvo, hasta cuando el suelo y el mar que rodea ese país rompieron en dos la historia de las tragedias naturales en el mundo

Cargando