Ayudas familiares

Un policía del Gaula encontró a su hermano y lo rescató de la calle

No se veían desde hacía 15 años. El abrazo del conmovedor reencuentro ocurrió en Bogotá.

Fabio (camiseta de rayas) ya se reencontró con sus padres y hermanos en Santander. Su hermano Ángel (camiseta amarilla) lo encontró en Bogotá, cuando estaba de servicio policial. /

Ángel Rincón estaba en el Tolima en un reentrenamiento antiextorsión. Ya estaba listo para regresar a la Regional 5 en Cúcuta, cuando de repente, por orden de la Dirección General de la Policía, fue enviado a Bogotá para apoyar las labores contra el crimen en el marco del plan de intervención.

En ese momento, sintió la ‘corazonada’. Recordó que no veía a su hermano mayor, Fabio, hacía más de 15 años y que posiblemente estaba en la capital del país deambulando por las calles. La esperanza de encontrar a su hermano seguía latente a pesar del tiempo y, aún más, cuando la familia Rincón recibió una llamada.

¡Era él! Estaba solicitando ayuda económica para arreglar su carreta con la que reciclaba en la capital del país, porque las llantas estaban pinchadas. Fue entonces cuando Ángel aprovechó sus días de descanso y emprendió una búsqueda desesperada por su hermano mayor con fotografía en mano.

“Salí para el centro de la ciudad. Devolví la llamada al número al cual mi hermano logró contactarse con mi familia en Santander. Me arriesgué y llegué al barrio ‘La Favorita’ a una chatarrería, en donde me indicaron que Fabio usaba una carreta prestada y que podía estar por ahí cerca con dos perritos”, dijo a Caracol Radio.

Ángel tuvo sentimientos encontrados cuando vio a Fabio en aquella carreta rodeada de basura. La tristeza lo invadió por un momento cuando vio a su hermano en esas condiciones, pero luego la alegría lo dominó cuando ese reciclador y habitante de calle reconoció a su hermano menor, ahora convertido en un policía que combate el secuestro y la extorsión en el país desde la dirección del Gaula.

“Fue un momento emotivo en donde hubo llanto. Le compré la ropa y lo llevé a almorzar. Agradezco a Dios por poner palabras sabias en mi boca y así expresarle a mi hermano lo mucho que lo quiero, amo y respeto”, manifestó el joven patrullero de 26 años.

Hace unos días, en Bucaramanga, Fabio, ahora de 41 años, abrazó de nuevo a su madre y a su padre e inició un proceso de rehabilitación y desintoxicación, que contará con el apoyo, seguramente, de toda la familia Rincón. “Estamos en ese proceso. Él todos los días le da gracias a Dios por esta segunda oportunidad de vida. Vienen cosas grandes para mi hermano”, aseguró Ángel.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir