Denuncia
Denuncia

Se recrudece guerra entre disidencias y las AGC en el norte de Antioquia

La pérdida de terreno del Clan del Golfo en zonas de límites con el Nudo de paramillo tiene en riesgo a las comunidades campesinas.

Luego de que una arremetida de las disidencias del frente 36 desplazara al Clan del Golfo de un territorio estratégico del Nudo de Paramillo en el Norte de Antioquia, las comunidades campesinas denuncian reiteradas confrontaciones armadas y temen por su seguridad.

Las disidencias de los frentes 18 y 36 continúan con una ofensiva para contrarrestar el plan mil del Clan del Golfo para copar las zonas aledañas al municipio de Ituango, corredores estratégicos para la minería ilegal y los cultivos ilícitos.

Según la Red de Organización Campesinas del Norte y el Bajo Cauca, la guerra se mantiene en las periferias de las zonas rurales de los municipios del Norte del departamento. La disidencias, sobre todo el frente 36 liderado por alias Cabuyo, habrían consolidado su presencia en los caños del río san Andrés y Santa María, incluso, ya hacen controles en el corregimiento el Oro de Sabanalarga donde históricamente ha delinquido el Clan del Golfo, también conocidas como Autodefensas Gaitanistas de Colombia.

Las organizaciones indican que en el último mes, los guerrilleros del frente 18, que comanda alias Ramiro o como se hace llamar Rogelio Guerrero, aumentaron su ofensiva en la frontera entre Ituango y Peque, y lograron desplazar a los paramilitares al margen de la frontera.

Para Yesid Zapata, vocero del Proceso Social de Garantías, la concentración de las AGC en algunos territorios como Ituango ha dejado zonas libres aprovechadas por los guerrilleros.

Esto ha permitido que el grupo de las disidencias se consoliden y se fortalezcan en otras zonas territoriales. No olvidemos que muchos de ellos tienen una capacidad y entrenamiento militar superior al que tiene las AGC”, aseguró el defensor de derechos humanos.

Pero es que la preocupación de los campesinos en los territorios no es sobre quién gane esta guerra sino por el riesgo al que están expuestos.

“El problema es para las comunidades, o líderes, las lideresas que viene siendo objeto del control social que estos grupos hacen en el territorio y los convierte también en objetivo militar de uno u otro bando”, recalcó Yesid Zapata.

Las organizaciones campesinas denuncian, además, que en el último mes se intensificaron las reuniones citadas por los actores armados para imponer restricciones de tránsito y control de la población en varios municipios del Norte Antioquia.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir