Conflicto Colombia

Grupos armados se están reconfigurando en el Caribe tras pandemia

Las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, las de mayor presencia en la Costa

Corregimiento de El Salado, Carmen de Bolívar /

En el más reciente informe del Centro de Pensamiento UnCaribe de la Universidad del Norte se advierte de la presencia principalmente de tres grupos armados organizados en cuatro departamentos y en el Atlántico a través de la tercerización del accionar, que se han reconfigurado a raíz de la pandemia del COVID-19.

El que más presencia y control territorial ha desarrollado en el Caribe son las Autodefensas Gaitanistas de Colombia con estructuras armadas en Córdoba, Sucre y Bolívar.

Lea también: Soledad reactiva su economía desde el 3 de agosto

“Esto no quiere decir que no tengan presencia en los otros departamentos de la Costa sino que operan a través de la subcontratación o con grupos que movilizan desde sus centros de operación en los territorios mencionados a zonas urbanas para la administración de rentas ilícitas”, señaló el investigador Luis Trejos, académico de la Uninorte y experto en las dinámicas del conflicto.

De acuerdo con el investigador, los grupos armados han reforzado las medidas de confinamiento en los territorios que operan al considerar que un brote de COVID-19 representaría atención mediática y afectación de su seguridad.

Los grupos armados en el Caribe están confinando a las comunidades donde operan mediante la entrega de mercados para evitar brotes del COVID-19 y una intervención Estatal. 

Durante los primeros 100 días de la emergencia sanitaria los grupos al margen de la ley cesaron enfrentamientos entre ellos y concentraron su accionar en el control de los territorios obligando a las comunidades a confinarse entregando mercados en la medida que ellos no cuentan con capacidades ni recursos para atender una emergencia de salud pública.

"El hecho de que ellos hagan cumplir la cuarentena no quiere decir que están en sintonía con el Gobierno Nacional sino que buscan es mantener alejada la presencia del Estado ya que ante un posible resurgimiento de brotes no podrían oponerse a la presencia de dispositivos médicos ni de seguridad en esos territorios", indicó.

También hay estructuras del ELN en el Cesar, Bolívar y Guajira, mientras que el EPL tiene una estructura armada en el sur del Cesar que fue referenciada por la Defensoría del Pueblo entre el 2018 y 2019 y si bien en este momento no se ha reportado ningún tipo de actividad armada, según información recogida por los investigadores en terreno, aun este grupo hace presencia en ese territorio.

También hay un grupo armado que tiene origen en el bajo Cauca pero que desde hace dos años viene incursionando en el sur de Córdoba que son ‘Los Caparros’ a través del frente 'Virgilio Peralta'.

"Lo que estamos viendo nosotros es una dinámica de reconfiguración territorial y de expansión a territorios que habían estado, al menos desde la desmovilización de las FARC, alejados de las dinámicas de violencia armada", señaló Trejos.

Al respecto, preocupa la situación de violencia que se viene presentando en los Montes de María, especialmente en los municipios de San Onofre y el Carmen de Bolívar, donde si bien no hay confrontación armada ya que allí solo hace presencia las Autodefensas Gaitanistas, "sí hay violencia sistemática y muy discriminada en contra de la población civil, especialmente de campesinos reclamantes de tierra".

El Atlántico no está alejada a las afectaciones de estos grupos armados. De acuerdo con Trejos, éstos actúan subcontratando o tercerizando el accionar con bandas locales en especial a la franja adyacente al río Magdalena. "Pero desde el año pasado, por reportes de ONGs, se ha venido registrando presencia de algunos individuos directos de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia en Barranquilla".

"La situación es muy compleja en el sur de Córdoba debido a un corredor de movilidad estratégico que te lleva desde allí, hasta el Chocó pasando por el bajo Cauca. Eso es muy estratégico para cualquier actor armado pero además en esa zona hay coca y minería ilegal, por lo que es un territorio muy atractivo para las rentas ilicitas", explicó el académico.

Asimismo este departamento tiene costas, las cuales son un punto de exportación de clorhidrato de cocaína, convirtiéndose junto con Sucre, en una especie de "laboratorio del conflicto armado" porque hay una competencia criminal entre ‘Los Caparros’ y ‘El Clan del Golfo’ por el control territorial.

Trejos hizo un llamado a las autoridades, sociedad civil y medios de comunicación para que se realice minucioso seguimiento porque en especial en el sur de la región hay una situación humanitaria bastante difícil con un aumento sostenido de amenazas y asesinatos de líderes sociales y de aquellos campesinos que suscribieron acuerdos para la sustición de cultivos ilícitos". 

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir