FLORA

Así salvaron las magnolias y la costumbre de batir chocolate con molinillo

Un grupo de biólogos trabajó con familias de San Vicente de Chucurí para preservar una especie y una costumbre ancestral.

Melisa Ayala, egresada de la Universidad Industrial de Santander, UIS recorría los campos de San Vicente de Chucurí, la capital cacaotera de Colombia en 2015 pues trabajaba para las fundaciones Natura y Guayacanal.

Lea también: Gobierno negó piloto de restaurantes al aire libre

“Me recorría las montañas pues mi labor consistía en caracterizar las plantas y recoger semillas. En una de esas salidas encontré un árbol de magnolia que me pareció raro”, relató en Caracol Radio.

Lea también: Policía capturó 13 integrantes del Clan del Golfo en el Magdalena Medio

Atraída por el hallazgo, envió muestras a especialistas y resultó ser una especie nueva. Entonces comenzó el trabajo riguroso de la botánica. En 2108, se publicó un artículo científico en el cual se describían dos variedades distintas para Santander, una en Betulia y la otra localizada en San Vicente de Chucurí.

Lea también: Un nuevo muerto y 63 casos de COVID-19

La bióloga cayó en cuenta que había pocos árboles, pero eso no bastaba para decir que estaba amenazado. Había que dar otro paso. Entonces buscaron el apoyo de la Asociación Internacional de Magnolias que respondió. Con los recursos se inició un trabajo de campo que incluyó la publicación de afiches del árbol los cuales se pegaban en las escuelas y otros sitios de la serranía de los Yariguíes.

Lea también: VIDEO: Habilitaron la vía entre Piedecuesta y San Gil

Melisa relata que hubo mucha información de los campesinos. Entre las respuestas obtenidas surgió una que llamó la atención; los abuelos de ciertas familias habían usado el fruto de la magnolia para elaborar molinillos usados en la preparación del chocolate. El grupo de Melisa hizo un taller y escogió 4 personas para un trabajo de investigación participativa.

Lea también: Controlaron incendio en Guatiguará

Así comenzó la búsqueda de los árboles de magnolia con GPS; “los resultados fueron tristes porque en toda esa área del norte de San Vicente de Chucurí solo encontramos 143 individuos, muchos de los cuales están como sombra de plantaciones de café y de cacao”, explica la bióloga.

Lea también: Acusan a policía de matar a perro con su arma de dotación

El grupo de investigadores decidió promover la conservación del árbol a través de un esquema que tuviera en cuenta la tradición de algunas zonas de San Vicente Chucurí. Así pues, se organizaron para producir molinillos con el fruto de la magnolia. Hay dos familias que están produciendo de forma constante; sacan las semillas, las siembran, las ponen a germinar y cuando los arbolitos alcanzan cierta altura los llevan al bosque.

Lea también: Por deuda de EPS cerraría clínica que atiende pandemia en Barbosa

En conclusión, el trabajo de Melisa, sus compañeros y los residentes de este sector de Santander ha logrado la conservación de la especie y también alentar la tradición de elaborar y usar el molinillo. De paso se generan ingresos a las familias pues cada artículo se vende en el mercado a $10 mil.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir