Estos son los dos proyectos de regalías priorizados en Bolívar

Se trata de la protección costera de Tierra Bomba y el complejo deportivo de Turbaco

El complejo deportivo de Turbaco consta de tres canchas que comenzaron a ser ejecutados desde el 2013 contratados por el exalcalde Myron Martínez Ramos con la Asociación de Municipios de la Sabana Asosinú y la Asociación de Municipios de la Sabana y el Sinú - Amussim.

 

Con Asosinú, fueron pagados $2.220 millones para construir un Complejo Deportivo al lado del estadio de béisbol Rafael Naar, sin embargo, la Alcaldía de Turbaco tuvo que hacer un otrosí de $818 millones, pero las obras siguen sin finalizar.

 

Las canchas están en los barrios de Bonanza y La Granja, donde ya está instalada el tapete sintético pero las graderías aún no han sido terminadas a pesar de tener un avance financiero cercano al 90% en el caso de La Granja.

 

También con Asosinú se pagaron inicialmente $1.873 millones, pero también se aprobó un otrosí por 707 millones de pesos para finalizar algo que aun continua inconcluso.

 

En La Granja se invierten $2.700 millones en una tercera cancha, pero ya se le canceló a Amussim el 50% y también presenta serios retrasos.

El macro proyecto de protección costera para la Isla de Tierrabomba tiene una inversión de $24,309,157,266 y consiste en la construcción de 7 espolones, 3 rompeolas, una protección marginal y un relleno hidráulico para la recuperación de playas entre las estructuras.

 

Los recursos para esta obra provienen de regalías y fueron aprobados en la reunión del Órgano Colegiado de Administración Decisoria -OCAD- Regional, el cual estuvieron el alcalde Dionisio Vélez Trujillo y el gobernador Juan Carlos Gossaín, donde expresaron la voluntad por sacar conjuntamente esta importante iniciativa durante sus administraciones.

 

La empresa de ingeniería encargada de la ejecución de las obras es RAHS Ingeniería S.A.S., pero nunca finalizaron.

 

Las obras contemplan piedra de roca caliza de hasta 1.5 metros de diámetros y serán varias capas de enrocado que conforman la protección de espolones para una altura de 3.5 metros.

 

Con el espolón en forma de “L”, se eliminaría el riesgo de erosión costera en el caserío de Tierrabomba y otro en Punta Arena.

Cargando