S.O.S por Chiquinquirá: habrá protestas y cacerolazo por la falta de agua

Desesperados están los más de 70.000 habitantes que llevan 15 días sin el líquido vital.

Paradójicamente no es la ausencia de lluvias lo que tiene con sed a los habitantes del municipio, sino el exceso de precipitaciones las que han causado la emergencia, al contaminar las aguas del río Suárez.

Como las condiciones del afluente cambian en minutos, el tratamiento para la potabilización del agua se hace dificultoso.

El problema es histórico en la ciudad, desde hace 40 años se repite cada año la misma situación, por la falta de planeación de una infraestructura que garantice la calidad y distribución del recurso hídrico.

El alcalde Cesar Carrillo indicó que la dificultad para potabilizar el agua está en los cambios químicos que presenta el río Suárez.

La gerente de Empochiquinquira Carolina Gómez explicó “los cambios físico químicos presentados en el rio Suarez por las altas lluvias, única fuente de los Chiquinquireños, están siendo notables y han desatado la emergencia. Las condiciones de potabilización para el agua presentan riesgo, por este evento, no se ha podido realzar el suministro a través del acueducto municipal. Las lluvias ocasionan inundaciones en los predios aledaños al río. Hay un sistema de vallados que son los que mantienen hidratados los predios. Usualmente cuando llueve, se hacen descargas de eso vallados hacia el rio, por lo que se aumenta la carga contaminante del agua del rio Suarez".

Si bien hay tres carrotanques que llevan agua a la comunidad en medio de la emergencia, para sobrevivir, la gente tiene que comprar bolsas de agua tratada, que ahora cuestan el doble y hasta el triple de su precio habitual.

Por la crítica situación, este viernes se programaron una serie de protestas y cacerolazo, para visibilizar ante los gobiernos responsables la crisis en el municipio.

Leonel Hernández, líder comunal de Chiquinquirá señaló en Caracol Radio que “estamos desesperados. Fuera de que el agua no es constante y no es potable, las facturas si nos llegan costosísimas. Lo que estanos viviendo es un caos, ya volviéndonos locos, porque no aguantamos ni el precio, ni la cantidad (que no es lo reglamentario del uso del líquido vital) ni la calidad del agua que nos llega”.

Otros habitantes, aseguran que una posible solución, es que la empresa de acueducto sea entregada a operadores privados con recursos necesarios para hacer mejores tratamientos al agua: “nos han vendido la idea de que con los pozos profundos que se quieren construir vamos a tener una solución, pero hemos dicho en reiteradas oportunidades que lo mejor es que haya una operadora competente y con dinero para garantizar que el agua sea apta para consumir”, indicó María Flórez, habitante de la ciudad.

La crisis comienza a reflejarse en la afectación de la economía de la ciudad, ya que el turismo religioso se ha disminuido según los comerciantes, las necesidades sanitarias y de higiene de los chiquinquireños cada vez son menos cubiertas, y aumentan los riesgos de salud pública a los que se enfrentan.

La gerente de Empochiquinquirá indicó que "seguimos trabajando para buscar un plan de tratamiento que nos ayude a potabilizar el agua de una manera adecuada. El inconveniente es que cuando ya encontramos químicamente algo que se nos ajuste a dar esa potabilización, cambian las características del rio, y por eso tenemos dificultades en dar soluciones prontas, porque, estamos prácticamente sujetos a las condiciones naturales e impredecibles del río. Esperamos estar cerca de la solución de la dificultad que nos toca a todos”.

Cargando