Iglesia advierte que ley de donación de órganos traería riesgo de que se intensifique el tráfico de órganos

Por eso instó a las autoridades competentes a que ejerzan un control riguroso en la aplicación de la ley que ya pasó a sanción presidencial.

Monseñor Luis Augusto castro Quiroga, máximo jerarca de la iglesia en Colombia, y arzobispo de Tunja, celebró la aprobación de la ley que convierte por defecto a todos los colombianos en donantes a menos de que en vida la persona manifieste expresamente que no quiere hacerlo.

Aseguró que se trata de hace un acto de entrega para permitir la continuidad de la vida.

“Es una buena noticia, debemos convencernos de que hacemos un gran favor, una vez terminan nuestras vidas, ya que podemos hacer un favor de algo de nuestras vidas para qué otras persona vivan”, señaló Monseñor Castro.

Sin embargo, manifestó su preocupación, debido a que existe el riesgo de que se intensifique el tráfico de órganos en el país, e instó a las autoridades a poner en marcha un plan de control a esta práctica.

“Naturalmente esto conlleva a algún peligro: que se intensifique el tráfico de órganos, o un comercio ilícito, que llega hasta mutilar a las personas, para poder establecer una especie de comercio”, indicó el alto jerarca de la iglesia en Colombia.

Agregó que “es importante entonces que por una parte se estimule la donación de órganos, pero por otro que se controle muy bien y que no vaya a haber un abuso de los seres humanos para mutilarse en un contexto de un tráfico de órganos”.

Concluyó que todo lo que signifique salvar vidas, es bienvenido y aplaudido por la iglesia.

“Donar una parte de nuestro cuerpo, es un acto de caridad y de misericordia”, señaló el presidente de la conferencia episcopal de Colombia.

Cargando