Niños

Tía de Sara Sofía: “Guardo la esperanza de que la encontraré con vida”

En diálogo con Caracol Radio, Xiomara Galván entregó detalles de cómo desapareció la menor.

Xiomara asegura que su hermana Carolina era muy descuidada con la niña. /

La desaparición de la niña Sara Sofía tiene en vilo al país. Las labores de búsqueda por parte de las autoridades no han arrojado resultados y la familia de la niña, quien el próximo 30 de marzo cumple 2 años, teme lo peor.

La semana pasada la Fiscalía General capturó a la madre biológica de la menor, Carolina Galván, y a su pareja sentimental, Nilson Díaz, señalados de ser los máximos responsables de la desaparición de Sara Sofía el pasado mes de enero, en el suroccidente de Bogotá.

Xiomara Galván, la tía de la pequeña Sofía, en diálogo con Caracol Radio, dijo que su hermana Carolina era muy descuidada con la niña desde su nacimiento y que siempre le reprochaba la falta de afecto y atención. Las profesoras del jardín, a donde la menor asistía, se dieron cuenta de la situación y decidieron hacer un seguimiento, que reportaron al ICBF.

De manera voluntaria, en octubre de 2020, Carolina deja al cuidado de Xiomara a la menor, porque supuestamente iba a buscar trabajo. “Fue muy distante de la niña. Muy poco llamaba. La niña se ponía a llorar porque ella quería estar con su mamá”, dijo.

Ya el 15 de enero pasado, Carolina le pidió a Xiomara compartir el fin de semana con Sara Sofía, con el compromiso de que la regresaría. Solamente llevó tres mudas de ropa y desde entonces no se ha vuelto a ver la niña.

Desde ahí, comenzó la búsqueda desesperada de la familia para conocer las condiciones de la menor. Las sospechas iban dirigidas ahora a Nilson Díaz, la pareja sentimental de Carolina.

“Se conocieron en diciembre pasado en un parque. Supuestamente mi hermana le dijo que vivía en la calle con una maleta. Fue cuando le propuso vivir con él para que cuidara a sus cuatro hijos menores de edad y ahí empezaron su relación”, dice Xiomara sobre la información que conoce de él, a quien no le manifestó mucha confianza y culpó por inducir a su hermana a desaparecer a Sara Sofía.

Luego de difundir incansablemente en redes sociales carteles sobre la desaparición de Sara Sofía y pidiendo información a la población cercana, recibe la llamada telefónica de una mujer que se identificó como ‘Marisela’ el pasado 18 de febrero, quien le dijo que su hermana estaba en condición de calle prestando servicios sexuales cerca de Corabastos, al parecer, inducida por Nilson Díaz.

Me preocupó muchísimo y voy con mi esposo a buscarla. Cuando la encontramos se sorprendió bastante y al preguntarle sobre la niña, nos dijo que la regaló a una señora que contactó en redes sociales”, dijo Xiomara.

Fue entonces cuando la llevó a un CAI de la localidad de Kennedy para que respondiera ante las autoridades, pero entregó una versión distinta: que el pasado 28 de enero le habían dado de comer a Sara Sofía y después de tres horas la encontraron muerta, por lo que decidieron arrojarla al río Tunjuelito en una bolsa.

Pese a la escabrosa versión, según cuenta Xiomara, la Policía no hizo nada. “Me dijeron que colocara la denuncia en la Fiscalía y que desde allá se encargaban del caso, porque ellos no la podían capturar”. Un mes después de que Xiomara llevara a su hermana al CAI, y a dos de la desaparición de la menor, por fin Carolina y Nilson fueron detenidos y les dictaron medida de aseguramiento en centro carcelario por la desaparición de la menor.

Xiomara dice que confía en que su hermana no le hizo daño a su sobrina, no cree en la versión de que la hayan arrojado al río y guarda la esperanza de encontrarla con vida. De hecho, dice que Carolina pudo haber vendido a teceros a Sara Sofía.

“Sí tuvimos una niñez dura. Incluso, nuestra mamá nos abandonó y un hermano nuestro de 15 años falleció por una enfermedad que le dio. Entonces, el desapego de Carolina hacia la niña es porque de pronto Sara Sofía no fue deseada y no tiene papá”, contó.

Migración Colombia ya activó la alerta en todos los puestos de control migratorio del país para evitar que saquen a la menor del país. Si bien destaca la medida, Xiomara considera que fue tardía. La última comunicación telefónica que tuvo con su sobrina fue el 23 de enero.

Bomberos y la Policía Metropolitana de Bogotá siguen adelantando labores de búsqueda en el afluente. La última ronda fue por los lados del municipio de Soacha, Cundinamarca, y se extenderá hasta la desembocadura en la represa del Muña.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir