Hospitales

Supersalud interviene forzosamente el Hospital San Francisco de Asís

La posesión del ente de control en la Nueva ESE será inicialmente por un año.

Tras dos auditorías y más de 60 hallazgos que hacen inviable su funcionamiento y ponen en riesgo la atención de sus usuarios. La Superintendencia de Salud confirma la intervención por un año la Nueva Empresa Social del Estado Hospital Departamental San Francisco de Asís, de Quibdó, Chocó.

"Dentro de lo encontrado, estaban 877 consultas represadas, 40 procedimientos quirúrgicos pendientes, deudas con el personal médico especialista por más de 4 meses, desabastecimiento de insumos y medicamentos, y una deficiente planeación presupuestal que hacían imposible su sostenimiento financiero", revela la Supersalud.

El ente de control señala que, además, encontró no hay calibración ni mantenimiento de los equipos biomédicos; presenta fallas en la calidad del servicio de laboratorio; no hay una adecuada manipulación de alimentos; nos dispone de servicios de radiología, cuidado intensivo neonatal, cardiología, cirugía pediátrica, laboratorios de patología; deficiencias en el manejo de los residuos hospitalarios y un inadecuado control de plagas.

La Nueva ESE San Francisco de Asís, que es el centro de referencia público del departamento, expone a los usuarios a riesgos de infecciones y complicaciones debido al desabastecimiento de insumos, medicamentos y hemocomponentes básicos.

Hallazgos financieros

La Supersalud encontró que de un año a otro, los pasivos se incrementaron en 123%, al pasar de $7.544 millones en 2018 a $16.808 millones en 2019, lo que agravó su situación financiera. En promedio cada mes el hospital recauda $2.450 millones, un flujo de efectivo insuficiente para cubrir los $3.095 millones que requiere por gastos de personal, gastos generales y prestación de servicios.

"Se observó que mientras se adiciona la valoración de las cuentas por cobrar en una suma de $16.103 millones, el recaudo es de tan solo $5.429 millones. Así mismo, la auditoría realizada en 2020 encontró que al cierre de 2019 el hospital registraba facturas sin radicar por $4.238 millones, que no realizaba depuración de cartera ni llevaba relación de las cuentas de difícil cobro", concluye la Superintendencia.

Al 06 de marzo de 2020, el hospital no había realizado el cierre contable y financiero correspondiente a la vigencia 2019 y tampoco había cumplido con la obligación de presentar ante el Ministerio de Hacienda el Plan de Saneamiento Fiscal y Financiero.

Este centro asistencial fue creado 5 meses después de la liquidación del anterior hospital del mismo nombre, por la crisis que atravesaba.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir