Coronavirus

Nueva York podría tener más muertos por COVID-19 que por el 11S

El ataque terrorista del 2001 provocó la muerte de 2.996 personas, marcando la historia de miedo, pero a la vez de recuperación.

Se dice que la historia del mundo moderno cambió ese septiembre de 2001, cuando varios aviones comerciales llenos de pasajeros impactaron en las emblemáticas Torres Gemelas, luego de ser secuestrados por miembros de la red terrorista Al-qaeda y dirigidos a blancos específicos.

Por supuesto, esta tragedia no fue anunciada, la ciudad solo pudo quedarse mirando por televisión, en vivo, cómo se desmoronaba. Y lo que sucede hoy, 19 años después, no es diferente. En tan solo 4 semanas, una variación del virus SARS-COVID, ya superó con creces el impacto mortal de ese hecho.

En Nueva York, capital del mundo, la gran manzana, sede de la Organización de las Naciones Unidas, donde se mueven el 10% de las empresas más grandes del planeta y habitan ciudadanos de más de 170 países, el coronavirus pasará a la historia como la emergencia más devastadora de su historia.

Cuando uno piensa en Nueva York no puede evitar traer a su cabeza las calles llenas de personas, las luces de los edificios que nunca se apagan, las culturas que convergen en un solo lugar y el tan característico sonido de trenes. Sin embargo, la “ciudad que nunca duerme” parece que, por primera vez, está a punto de descansar.

El COVID-19 es una pandemia que poco a poco ha cobrado la vida de madres, padres, abuelos, vecinos y amigos. Ha alcanzado cifras históricas, haciendo que el mundo se paralice, así algunos quieran resistirse a aceptarlo.

Recientemente, tan solo en Nueva York murieron 391 personas, según afirmó el actual gobernador del estado, Andrew Cuomo. En todo el estado se registraron 83 mil casos de contagio, superando a las cifras en China, epicentro de la enfermedad.

Según Cuomo, las proyecciones de esta pandemia para finales de abril estiman 16.000 muertos únicamente en Nueva York. Algo así, como si se atacaran 5 veces las torres gemelas.

Primer caso de contagio en Nueva York

Se registró el pasado 1 de marzo (cinco semanas después que en California). Ante el crecimiento, expertos han afirmado que el contagio en la ciudad se expande de forma desmedida porque los espacios son reducidos. Por ejemplo, las calles normalmente están llenas de personas, el metro pareciera estar constantemente en hora pico y en algunas zonas los apartamentos son compartidos, incluso por personas de diversos orígenes, como consecuencia del elevado costo de vida.

Para hacernos una idea, Nueva York es la ciudad con mayor densidad poblacional de Estados Unidos. Es decir, 27.000 personas por cada 2,6 kilómetros cuadrados, mientras que San Francisco tiene unas 18.000.

La cruda realidad hoy en día: muerte y desolación

Hospitales sacan cadáveres de las habitaciones a camiones refrigerados para despejar los espacios para próximos pacientes. Según testimonios de militares, “hay tantos muertos que no se sabe dónde ponerlos”. Incluso, ya comenzaron rondas por apartamentos y casas donde las personas están muriendo sin la posibilidad de una atención médica.

Las alarmas están encendidas en el sistema de salud, que rápidamente se queda sin medicinas, equipos e incluso oxígeno, elemento vital para sobrevivir al COVID-19.

Las autoridades confirmaron que más de 1.200 miembros del Departamento de Policía de Nueva York han dado positivo y casi 5.000 están aislados por la enfermedad. Lo que se traduce a una baja de aproximadamente el 25% en trabajadores de emergencias. Así las coas, el sistema va camino a un colapso.

En las calles se cambiaron los sonidos de pitos, carros y construcciones, por constantes sirenas que van de un lado para otro alertando sobre la siguiente víctima de esta pandemia.

Apoyo de la comunidad

Aunque la ciudad lentamente pareciera apagarse, quienes sí se mantienen despiertos son sus habitantes. Aquellos que están dando una mano a las autoridades y comunidades. Incluso, muchos han realizado donaciones para solventar un poco la situación.

A través de redes sociales, diariamente se hacen virales videos de ciudadanos que, desde sus ventanas, apoyan y aplauden todos los días a quienes desde la primera línea enfrentan esta crisis.

Asímismo, la situación ha llevado a que “enemigos” geopolíticos sumen fuerzas. Por ejemplo, en días pasados Vladimir Putin envió a Estados Unidos un avión militar con elementos médicos. Éste aterrizó en el aeropuerto John F. Kennedy, en Nueva York, el estado más golpeado por la pandemia en el país norteamericano.

Y, ¿Colombia?

En el país los contagios ya superaron los 1.200 casos. Aún en las calles y redes sociales autoridades, líderes de opinión y ciudadanos debaten sobre las medidas que deberían tomarse para evitar una histórica propagación. Incluso, cuando ya tenemos “espejos” como Nueva York, España o Ecuador, por nombrar algunos ejemplos.

Si bien, durante años hemos convivido con la muerte como consecuencia de la violencia y el conflicto armado, esta vez el contagio nos toca a la puerta y cambia totalmente la construcción de nuestro diario.

El llamado, sin duda, es que esta “pausa” de actividades habituales nos sirva para valorar a todos aquellos que día a día contribuyen para que personas como usted, o yo, podamos quedarnos en casa salvaguardándonos, con la esperanza de que pronto volveremos al mundo, eso sí un poco más humanos.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir