Semana denuncia persecución a militares y nuevos falsos positivos

La revista asegura tener fotos, audios y documentos que lo demostrarían.

Ejercito Nacional de Colombia /

La revista Semana entregó detalles de una grave práctica que se estaría cometiendo en el Ejército para tratar de callar a los militares que estuvieron detrás de sacar a la luz pública, las órdenes del general Nicacio Martínez, comandante del Ejército y que le abrirían la puerta al retorno de los falsos positivos, como lo denunció recientemente el The New York Times.

El medio de comunicación reveló que los oficiales que se han atrevido a contar la verdad han sido víctimas de amenazas, seguimientos y persecución dentro de la institución, luego de que se conociera que los militares se reunieron con periodistas para contar lo que estaría sucediendo dentro del Ejército luego de que llegara al cargo el general Martínez.

Asegura Semana tener fotos, testimonios y audios que documentarían que dentro del Ejército y bajo el cargo del general Nicacio Martínez se habría usado a las unidades de contrainteligencia para iniciar una operación que tendría como único propósito callar a quienes se atrevieron a contar la verdad sobre la directrices que tienen hoy en el ojo del huracán nuevamente al comandante del Ejército.

Señala Semana que el 22 de mayo, pocos días después de que se conociera el artículo sobre el posible retorno de los falsos positivos de The New York Times, fueron citados varios oficiales a la Segunda División del Ejército para ser interrogados usando el polígrafo y conocer quienes habrían entregado los documentos secretos a los medios de comunicación.

Lea También: Consejo de Estado: Directrices de FF.MM. deben evitar ‘falsos positivos’

Indica la revista que la orden del uso del polígrafo para detectar mentiras y verdades la habría dado el general Eduardo Quiroz, comandante del comando de apoyo de contrainteligencia.

Sin embargo el artículo periodístico de Semana va más allá y denuncia que oficiales activos estarían detrás de las amenazas que han recibido los militares retirados que están colaborando contando toda la verdad en la Justicia Especial para la Paz sobre quiénes dieron las ordenes en el pasado y que llevaron a las tropas a cometer miles de casos de falsos positivos (ejecuciones extrajudiciales).

Además señala el artículo de Semana que oficiales que han denunciado casos de corrupción dentro de la institución han sido amenazados, la Fiscalía no ha avanzado en las investigaciones y han sido objeto de persecución a través de traslados injustificados.

En la misma revista el comandante del Ejército, el general Nicacio Martínez, entregó su versión de los hechos y negó que haya ordena una “operación silencio” para callar a los oficiales que entregaron a los medios de comunicación los documentos secretos que lo tienen hoy a él bajo la mira de la opinión pública por la puerta que supuestamente le abrió al retorno de los falsos positivos.

¿Nuevos falsos positivos?

Ante el fantasma que se revivió por el posible retorno de los falsos positivos, la revista señala que en los departamentos de Arauca y Nariño se habrían presentado bajo la comandancia del general Nicacio Martínez, dos posibles hechos de ejecuciones extrajudiciales.

Para el caso de Arauca Semana señaló que en Tame una familia denunció que dos jóvenes fueron asesinados por el Ejército en Mayo pasado y que fueron presentados como presuntos integrantes de una organización al margen de la ley, lo que para ellos se configuran un nuevo caso de falso positivo.

Mientras que para el caso de Tumaco Nariño, los familiares de los muertos aseguran que los fallecidos nunca hicieron parte de alguna organización al margen de la ley como lo señalaron la Policía y el Ejército que participaron en la operación donde cayeron Tomás Solís Winston Preciado.

Vea la nota completa aquí.

Cargando