Condena contra general (r) Arias tiene validez porque aún hay desaparecidos

La Procuraduría pidió mantener su condena de 35 años de prisión por los desaparecidos del Palacio de Justicia.

La Procuraduría le envió un concepto a la Corte Suprema de Justicia pidiendo que se mantenga la condena contra el general en retiro Jesús Armando Arias por los desaparecidos del Palacio de Justicia dado a que se presentaron demandas para que se revise y sea declarada nula.

La defensa del excomandante de la Brigada XIII del Ejército, asegura que se debe declarar la nulidad de la condena  porque se violó el debido proceso, pues los hechos del Palacio de Justicia sucedieron entre el 6 y el 7 de noviembre de 1986 y para ese momento el delito de desaparición forzosa no estaba tipificado.

La procuradora delegada rechazó por completo este argumento, señalando que se trata de un delito sucesivo considerado de lesa humanidad y, dice textualmente que “si bien este hecho empezó en la fecha del 6 y 7 de noviembre de 1986, las victimas aún no han aparecido. Lo cual implica que mientras los cuerpos de las personas reportadas como desaparecidas no sean encontradas vivas o muertas; la conducta continúa desarrollándose”.

Otro de los argumentos que expresó la defensa, es que el Tribunal Superior de Bogotá no tenía competencia para condenarlo, pues era la Corte Suprema de Justicia la que debió adelantar el proceso. La Procuraduría señala que el fuero “solo se mantiene mientras ellos se encuentren en servicio activo y por conductas que se relacionen con las funciones desempeñadas”, lo que no aplica para graves crímenes contra la humanidad como la desaparición forzada.

La Procuradora también defendió las pruebas en su contra, señalando que las grabaciones realizadas por el radioaficionado Pablo Montaña y aportadas por el periodista Herbin Hoyos Medina, fueron legales.

El general en retiro fue condenado porque Carlos Rodríguez, Bernardo Beltrán, Luz Mary Portela e Irma Franco, salieron con vida del Palacio de Justicia y no se supo nunca más de su paradero.

Cargando