El mensajero que tuvo la revolución antes de su triunfo en Cuba

Arturo Potes fue el mensajero clandestino que llevó miles de mensajes en los años 40 cuando se planeaba la toma del poder en la isla para tumbar al dictador Fulgencio Batista.

Para el triunfo de la revolución cubana en 1959 hubo varios factores que incidieron para que sus golpes fueran efectivos. Uno de ellos fue el de los mensajes de voz a voz que se usaban en los años 40 para transmitir las razones de los comandantes sobre los movimientos que debían hacer en la zona oriental de Cuba.

Arturo Potes, es hoy en día un músico pensionado, aunque a veces da serenatas por las calles de la provincia de Camagüey, al oriente de Cuba y muy cerca de Santiago, en donde se gestó la revolución.

Aprendió música cuando pequeño, pero la aprovechó para ser miliciano del movimiento de Camilo Cienfuegos, Ernesto ‘Che’ Guevara y los hermanos Castro cuando se estaba pensando en el golpe decisivo para tumbar a Fulgencio Batista.

“Aprovechaba mi condición de músico para avisar si había algún peligro. Cuando estaba en alguna misión hacía sonar la guitarra para alertar sobre la presencia del enemigo”.

Y es que Arturo era uno de los mensajeros de la revolución. Era el encargado de transmitir mensajes voz a voz y no podía contarle a nadie más que al destinatario porque podía poner en riesgo la misión.

“Yo era mensajero, me daban el mensaje lo guardaba en mi memoria e iba a llevarlo de inmediato”.

La fidelidad a la revolución la mantiene, aunque han pasado más de 50 años desde el triunfo, no revela los detalles de los mensajes que transmitía. “Eran mensajes de órdenes que se daban. Que alguien se iba a mover de un lugar a otro, que había que llevar cosas a tal provincia y así”.

Arturo asegura que aunque ya es un hombre de la tercera edad daría la vida por la revolución y el legado que dejó Fidel Castro.

Cargando