Alexei en la calle
Alexei en la calle

Conozca la historia del hombre que rifa gallos en el centro de Bogotá

Todos los jueves este hombre rifa tres gallos en la esquina de la avenida Jiménez con carrera séptima.

A las 12 en punto del mediodía suenan las campanas de la iglesia San Francisco en el centro de Bogotá, al frente el reloj digital de la antigua sede del periódico El Tiempo muestra la misma hora, mientras que abajo en la calle, en la esquina de la Jiménez con séptima llega un hombre que amarra tres gallos a las rejas de lo que era la entrada al subterráneo, además trae una bolsa con un mercado.

El protagonista de la historia es Gumersindo Russi, de Pauna (Boyacá), un hombre de 76 años quien hace cinco lustros se para todos los jueves en esta esquina para rifar tres gallos, una bolsa con mercado y 400 mil pesos, así se gana la vida.

"Lo hago todos los jueves porque es el día del mercado acá en la Jiménez, un paisano de una finca es el que me patrocina para ganarme así la palpita", cuenta Gumersindo.

En esta esquina, también conocida por el comercio de esmeraldas, está don Luis Enrique López quien habla sobre el trabajo de su paisano: "a Gumersindo lo conozco hace 30 años, es un hombre honesto, trabajador, siempre rifa ahí sus gallitos".

Mientras pasa el mediodía del jueves se van acercando los clientes a comprarle boletas a Gumersindo, dice él que los clientes saltan de alegría cuando ganan porque "ahí tienen para hacer un sancocho bien tableado".

"Voy a comprar la boleta, usted no se imagina cómo es de rico ese sancocho, papita, yuca, arracacha, eso queda maravilloso, si me gano los gallos me los llevo para el apartamento y allá les doy materile", dice Gustavo Rodríguez, un hombre que pasa a comprar una boleta.

Según el último censo del Instituto para la Economía Social, IPES, en todo Bogotá hay 49.391 vendedores ambulantes y sólo en el centro se prevé que en las calles vendiendo todo tipo de cosas trabajan 9.740 personas, uno de ellos es Gumersindo quien dice "mientras la policía no moleste acá seguiré todos los jueves rifando los gallitos".

Cargando