Consejo de Estado responsabiliza a la alcaldía de Barranquilla por la muerte de una persona en un arroyo

El Consejo de Estado considera que la muerte de personas y los daños causados por los arroyos constituyen una falla de la administración “que hoy en día resulta inadmisible”.

Por incumplir las normas de señalización para advertir la presencia de un arroyo peligroso, el Consejo de Estado condenó por primera vez a al administración de Barranquilla al pago de una millonaria indemnización a una persona que murió ahogado. La sección tercera con ponencia del magistrado Enrique Gil, considera que la muerte de personas y los daños causados por los arroyos en Barranquilla constituyen una falla de la administración “que hoy en día resulta inadmisible”. Los hechos que motivaron esta determinación están relacionados con la muerte del señor José Paternostro, quien murió cuando su vehículo, un Renault 4, fue atrapado sorpresivamente por el caudal del arroyo “La Felicidad”, el cual inundo el carro y lo arrastró. Frente a esta situación, el Consejo de Estado constató que en el lugar de los hechos no existía señalización que advirtiera a los transeúntes sobre la presencia del arroyo y por lo tanto esta situación hace responsable al distrito de Barranquilla. En la determinación se le ordena a la administración de Barranquilla dar una pronta solución ya que la deficiencia de señalización pone en peligro la integridad de las personas que transitan por la ciudad. Ante esta situación el distrito de Barranquilla deberá pagar más de 850 millones de pesos a la familia de José Paternostro quien murió victima del arroyo. 

Cargando