El primer ministro israelí asegura que van a continuar las operaciones en Gaza

La fuerza aérea bombardea las oficinas del primer ministro Haniyeh. Más de 80 palestinos han muerto desde el pasado miércoles. La Autoridad Palestina suspende las negociaciones de paz. La ONU expresa su "preocupación por la escalada de violencia" y la Casa Blanca llama a reanudar las conversaciones

El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, ha asegurado esta mañana que las operaciones "contra las organizaciones terroristas" en la Franja de Gaza van a continuar y no se suspenderán "ni por un segundo". Olmert ha hecho estas declaraciones en respuesta a la condena de la ONU a las acciones israelíes de las últimas horas. "Continuaremos nuestra acción con toda nuestra fuerza y necesitamos estar preparados para una intensificación, porque una clara operación terrestre es real y tangible", declaró Barak a una radio israelí.

La ofensiva, que hasta ahora se ha cobrado la vida de más de 80 palestinos y más de 200 heridos, muchos de ellos civiles, ha provocado que el presidente Mahmud Abbas suspenda las conversaciones de paz con Israel. Nabil Abu Rdainah, asesor de Abbas, ha dicho que éste ordenó "la suspensión de las negociaciones y todas formas de contacto en todos los niveles porque ya no tienen ningún sentido a la luz de la agresión israelí". Abbas, líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), ha anulado el encuentro que tenía previsto celebrar la próxima semana con Olmert, como parte de las reuniones quincenales que ambos dirigentes mantienen desde diciembre, cuando se reanudó el proceso de paz iniciado en noviembre en la cumbre de Annapolis (EE UU).

En medio de la creciente tensión en la zona, Washington ha pedido hoy que se ponga fin a la escalada de violencia y que se reanuden las negociaciones de paz. "La violencia debe cesar y las conversaciones tienen que reanudarse", ha dicho el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe.

La situación de violencia generada desde el pasado miércoles, cuando comenzó la ofensiva, ha llevado al jefe negociador palestino y ex primer ministro, Ahmed Qurea, a notificar a la ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, la suspensión de las conversaciones de paz, informa Juan Miguel Muñoz. Arye Mekel, portavoz de Livni, ha afirmado que la decisión de los palestinos de suspender las negociaciones era "un error" y ha expresado su esperanza de que las conversaciones se reanuden "en el futuro muy cercano".

En la decisión también ha pesado la concentración de centenares de palestinos la tarde del sábado en la céntrica plaza Al Manara de Ramala para expresar su repulsa por lo que sucede en Gaza y exhortar al presidente Abbas a interrumpir la negociación con Israel. "No a la negociación con la sangre de nuestro pueblo", rezaba una de las pancartas que se podían leer en la protesta. Hoy se han registrado protestas en Cisjordania, que han dejado a un asolescente muerto y decenas de heridos, según informa EFE.

Como única respuesta, Livni ha declarado que la decisión no afectará al desarrollo de la ofensiva en la franja de Gaza. "Incluso si los palestinos desean interrumpir las conversaciones de paz con Israel, no tendrá ningún efecto sobre las decisiones israelíes en Gaza", ha recalcado la dirigente.

La suspensión se produce tres días antes de la llegada a Jerusalén de la jefa de la diplomacia estadounidense, Condoleezza Rice, por lo que todo apunta a que será una cancelación pasajera en espera de que Rice vuelva a situar la cuestión en la casilla de salida.

También el alto representante de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea (UE), el español Javier Solana, visita la región en una gira que comienza este domingo.

Bombardeos y preocupación mundial

A primera hora de hoy, la aviación israelí ha bombardeado la oficina del depuesto primer ministro palestino, Ismail Haniyeh. Varios testigos han confirmado que el ejército israelí ha lanzado dos misiles contra el edificio del movimiento islamista Hamás, en la parte occidental de la ciudad de Gaza, donde está la oficina de Haniyeh.

El Consejo de Seguridad de la ONU, tras una reunión de urgencia celebrada esta madrugada en Nueva York (hora peninsular española), ha condenado la escalada de violencia en la zona y ha decidido reunirse otra vez el próximo lunes para abordar de nuevo la situación.

Al término de la reunión, el presidente de turno de ese órgano de la ONU, el embajador de Rusia, Vitaly Churkin, ha leído un comunicado en el que los miembros del Consejo expresan su profunda preocupación "por la pérdida de vidas civiles en el sur de Israel y de Gaza y condena la escalada de violencia que ha tenido lugar".

En esta misma reunión, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha manifestado su condena por los ataques israelíes contra la franja de Gaza por "excesivos y desproporcionados", así como los lanzados por las radicales palestinos contra ciudades y civiles de Israel. "Condeno los ataques palestinos con misiles contra civiles israelíes, y que afligen a los palestinos y a Israel, por su desprorcionado y excesivo uso de la fuerza", ha dicho al Consejo de Seguridad.

Vitaly Churkin convocó la reunión a petición de Libia y en respuesta también a la petición del presidente palestino, Mahmud Abbas, que realizó un llamamiento tras manifestar que lo ocurrido esta semana en Gaza "es peor que el holocausto".

Semana sangrienta

Israel inició la noche del viernes una incursión en el norte de la franja de Gaza que se ha convertido en la más sangrienta desde 2005, cuando evacuó a los 8.000 colonos que vivían en asentamientos judíos en este territorio palestino.

Las últimas víctimas mortales son cuatro palestinos que han fallecido en la noche de este sábado en un bombardeo de una comisaría en la ciudad de Rafah, según testigos presenciales, además de un militante de Hamás en el campo de refugiados de Al-Bureij.

El resultado provisional de víctimas mortales de la operación israelí, que todavía asciende a modo de goteo, supera los 80, entre ellos numerosos civiles y al menos 15 menores, incluidos varios niños y dos bebés, según fuentes sanitarias de Gaza.

El jefe del servicio de urgencias del Ministerio de Sanidad en Gaza, Moawiya Hasanín, ha cifrado en 86 (sin incluir los últimos cinco de la noche) los fallecidos desde el pasado miércoles, cuando se inició la ofensiva militar de Israel, mientras que los heridos, decenas de ellos graves, superan los 200.

La operación de este sábado, apoyada por artillería, tropas de infantería y la fuerza aérea israelí, ha tenido como centro el campo de refugiados de Yabalia, en el norte de la franja, aunque también varios objetivos colindantes, el sur y en la propia ciudad de Gaza.

En los combates entre soldados israelíes y milicianos que salieron a resistir la invasión, el Gobierno israelí han confirmado dos bajas mortales y cinco heridos entre las filas de su ejército.

Las milicias palestinas han disparado decenas de cohetes artesanales Al Kasam y cohetes Grad de medio alcance contra localidades israelíes, que han causado una docena de heridos, entre ellos dos menores que fueron hospitalizados tras recibir impactos de metralla.

Egipto abre su frontera con Gaza para atender a los heridos

Egipto ha abierto hoy la frontera con Gaza para permitir la entrada en su territorio de heridos y el envío de equipamiento médico a la franja, tras cuatro días de intensa ofensiva militar israelí que ha dejado más de 80 muertos.

El paso fronterizo de Rafah se ha abierto temporalmente por motivos humanitarios, han dicho a la agencia EFE fuentes del Ejecutivo de Hamás que gobierna en la franja.

Las autoridades palestinas afirman que hay más de 200 heridos, muchos de ellos civiles. Decenas de heridos y sus acompañantes se agrupaban esta mañana en la divisoria esperando la decisión de las autoridades egipcias de permitir el paso.

Cargando