'No le perdonaría a Colombia que no se haga nada por el acuerdo humanitario': Consuelo González

Consuelo González de Perdomo, en entrevista con Caracol Radio, pidió a los colombianos trabajar urgentemente en favor de la liberación de todos los secuestrados, con la participación del presidente Hugo Chávez, ante las dramáticas condiciones de cautiverio de los plagiados.

Consuelo González de Perdomo, en entrevista con Caracol Radio, pidió a los colombianos trabajar urgentemente en favor de la liberación de todos los secuestrados, con la participación del presidente Hugo Chávez, ante las dramáticas condiciones de cautiverio de los plagiados.

Describió que la mayoría de los secuestrados viven encadenados. "Es algo doloroso y creo que es la única parte del mundo donde ocurre", indicó que para realizar todo tipo de actividades como comer, o bañarse deben hacerlos encadenados y guardar en una maleta que llevan en la espalda. "Cuando se van a dormir, amarran la cadena de un palo seco".

Explicó que los movían permanentemente hacia campamentos o sitios que los guerrilleros llamaban "cárceles del pueblo" donde dormían en tablas, plásticos o hamacas.

Consuelo González, describió que les entregaban una dotación cada dos meses con elementos de aseo pero los guerrilleros indicaban en qué momento ir al baño o al "chonto", como llaman las letrinas.

Pero lo más dramático, según el relato de ella, es que no hay posibilidades de una atención médica. Explicó que tres veces enfermó de paludismo y dos leishmaniasis que tuvo que resolver con la droga que le suministraba la guerilla.

Por eso dijo que hay que hacer todo lo posible para que puedan recuperar la libertad, por lo que indicó que el presidente Hugo Chávez puede jugar un papel fundamental.

"Hay que entender que no es una intromisión, sino que se debe hacer por razones humanitarias", señaló.

"No le perdonaría a Colombia que no se haga nada". "Tenemos que hacer lo que sea, los medios nos tienen que ayudar" y agregó que "es una tragedia que no podemos hacer a un lado".

En su amplio diálogo narró que el nacimiento de su nieta María Juliana se convirtió en el "aliciente para sobrevivir" al drama del secuestro, después de la muerte de su esposo cuando sintió que "todo se le derrumbaba".

Relató que se enteró de la noticia del deceso de su esposo, Jairo Perdomo, por un mensaje que le envió su hija Patricia Elena. "Me llamó un 6 de enero y me avisó que el "negro" había muerto, pero me dijo que estuviera tranquila porque no había sufrido".

"En ese momento sentí que se me derrumbaba todo, que no se tiene salida, que todo es mas complicado", sin embargo dijo que el nacimiento de su nieta fue un apoyo "espiritual" para continuar adelante.

Los secuestrados sintieron el riesgo de los operativos militares

La ex congresista relató que sintieron muchas veces el riesgo de los operativos en la zona donde se movilizaban porque los "correteaban".

"Muchas veces nos movieron de un sitio a otro, era una situación de altísimo riesgo. Sentimos las bombas a escasos metros de donde estábamos, también los helicópteros con sus metralletas y nosotros ahí cerca."

"Es cuando uno dice: cómo se acude al mecanismo de la guerra para solucionar un conflicto", sostuvo.

Explicó cómo se enteraron de la muerte de los diputados del Valle del Cauca. "Nos enteramos por los mensajes en la madrugada y nos hirió profundamente y fue preocupación porque sabíamos que podía suceder también con nosotros, pero también nos dolía por sus familias".

Detalló que el día 17 de diciembre se enteraron de que iban a quedar en libertad cuando les notificaron a ella y a Clara Rojas sobre esa decisión, que dijo desconocer por qué la tomó el Secretariado.

"Era lógico que a Clara la liberaban por su hijo, pero por mí no sabía..... seguro se le ablandó el corazón al señor Marulanda"

"Yo me enteré el 17 de diciembre en un avance de Caracol y el 20 de diciembre nos sacaron del campamento y el 21 salimos con rumbo a la libertad".

Relató que caminaron durante mucho tiempo en diferentes direcciones hasta este jueves cuando fueron entregados a la comisión humanitaria.

Cargando