Se disparó el robo de cable de cobre en el país

Un informe revelado por Caracol Radio establece que las empresas de servicios públicos en Antioquia, Bogotá, Atlántico, Valle y Risaralda reportan pérdidas que superan los ocho mil quinientos millones de pesos en el último año, por culpa del robo de cables de cobre

Un informe revelado por Caracol Radio establece que las empresas de servicios públicos en Antioquia, Bogotá, Atlántico, Valle y Risaralda reportan pérdidas que superan los ocho mil quinientos millones de pesos en el último año, por culpa del robo de cables de cobre.

Según Javier Arango, jefe de reparación de redes de las empresas públicas de Medellín, la acción de las bandas pone en evidencia la existencia de mafias que roban el cable, extraen el cobre y lo venden a las chatarrerías y luego lo comercializan internacionalmente. El funcionario de las empresas públicas de Medellín aseguró que la asociación nacional de empresas de servicios públicos, Andesco, ha pedido al ministerio de Relaciones Exteriores que investigue la procedencia de 15.000 toneladas de chatarra que se exportan anualmente. Según un estudio realizado por Andesco el país tiene capacidad para producir 9.000 toneladas de chatarra pero en el 2.007 exportó 24.000 toneladas.

La situación es tan grave que en Medellín fue creado un bloque de búsqueda para contrarrestar la acción de los delincuentes. Según cifras de los operadores de estas redes de la capital Antioqueña, en lo corrido del año 2007 se han contabilizado 123 casos de hurto sobre la infraestructura de redes, es decir dos por día, con lo que se han aislado 26 mil líneas telefónicas, y afectando a más de cien mil usuarios. En cuanto a la cantidad de cobre hurtado la cifra promedia las cuatro toneladas y media del metal.

Las autoridades consideran que la lucha contra ese delito será bien complicada toda vez que la laxitud en la legislación ha permitido que personajes como William Antonio Galvis Oyola haya sido capturado en quince oportunidades por el hurto de cable telefónico en Antioquia.

En Bogotá el robo se incrementó en un 500%. Codensa, la empresa de energía reportó pérdidas que superan los 4 mil millones de pesos y 844 robos en el 2006. El acueducto de Bogotá perdió mas de 1.000.000 en el mismo año. Aunque las autoridades han decomisado en operativos y registros cerca de 5 toneladas de cable, las pérdidas siguen siendo enormes pues a los gastos de reconexión hay que sumar los días que los usuarios se quedan sin servicios.

En Barranquilla entre el año 2.006 y lo que va corrido del 2.007 los robos han dejado sin servicio a 71.747 usuarios del servicio.

En el Atlántico las bandas también se roban las conexiones de los transformadores de energía cuyo precio por unidad está calculado en 10.000 pesos por unidad, es decir unos 3 euros. Electricaribe ha reportado que ha perdido 550.000 de pesos por el hurto de 1.600 metros de cable durante este año y 17.335 en el año anterior

En Risaralda el robo significa la pérdida diaria de entre 1000 y 1500 metros de cable que luego de extraer el cobre alcanza un valor de 15.000 pesos el kilo. Un ejemplo de las zonas afectadas es la vereda Calle Larga, de Pereira, donde 500 usuarios perdieron la conexión telefónica por culpa de las bandas de reducidores. Para esta población ubicada en el sector turístico de Tribunas las pérdidas ocasionadas por cada sin servicio telefónico son incalculables. El Secretario de Gobierno de Pereira, Carlos Felipe Córdoba, pidió endurecer las penas para castigar ejemplarmente a los autores del delito.

Los robos incluyen la extracción de cable telefónico, cable de transmisión de energía, medidores de agua, soportes para postes del servicio eléctrico, conexiones de gas y cables de servicios de televisión.

Cargando