Continúa el rescate por el tsunami en Java en medio de la inquietud por nuevos seísmos

Los equipos de rescate prosiguen hoy la recuperación de cadáveres y la búsqueda de desaparecidos, mientras se siguen con inquietud las noticias de nuevos terremotos en esta región del sur de la isla de Java.

Los equipos de rescate prosiguen hoy la recuperación de cadáveres y la búsqueda de desaparecidos, mientras se siguen con inquietud las noticias de nuevos terremotos en esta región del sur de la isla de Java.

En la playa turística de Pangandaran, la más afectada por el desastre, fueron encontrados esta mañana dos nuevos cadáveres, atrapados bajo los restos de un barco de pesca.

De los 528 muertos contabilizados hasta la fecha, casi dos tercios han sido localizados en esta playa, a unos 270 kilómetros al sureste de Yakarta.

Además de excavar entre el mar de escombros que ha quedado en los 300 metros de tierra más cercanos a la orilla, los equipos de rescate también rastrean con helicópteros y lanchas las franjas de litoral.

"Los cuerpos que han sido llevados por la corriente mar adentro suelen aparecer en la costa al cabo de tres o cuatro días", señaló el jefe de la Policía Marítima de Pangandaran, Buhari.

Buhari indicó que grupos de salvamento han sido enviados también a las áreas habitadas más remotas, como la isla de Nusa Kambangan.

En esa isla, donde se ubican varios centros penitenciarios de alta seguridad, han sido recuperados diecisiete cadáveres, pero más de una decena de personas siguen desaparecidas, entre ellas dos presos.

Por tercer día consecutivo desde el "tsunami", los pescadores de Pangandaran regresaron a la playa al amanecer en busca de redes y material de pesca perdido tras el impacto de las olas gigantes.

Varios puntos de la playa han sido convertidos en astilleros improvisados donde los pescadores reparan los barcos que no quedaron inservibles.

A pesar de los intentos de restablecer la normalidad, ni siquiera aquellos afortunados cuyas embarcaciones sufrieron desperfectos menores quieren regresar por ahora al mar.

"Todavía no es seguro. Todo está destruido. Es muy difícil estar aquí pero nadie se atreve a salir por las réplicas", afirmó el indonesio Agus, de 52 años, ante los murmullos de aprobación de otros pescadores.

A más de un kilómetro de la playa, bajo una gran lona multicolor, más de un centenar de desplazados tienen la vista fija en un pequeño televisor.

Las imágenes del pánico desatado en las poblaciones costeras del oeste de Java la víspera por otro fuerte terremoto les recuerdan el miedo que pasaron hace tres días, cuando el mar se retiró más de medio kilómetro para regresar súbitamente convertido en una oscura pared de agua.

"Hay terremotos en todos lados en Java, puede ocurrir otro 'tsunami' en cualquier parte. He perdido a cuatro compañeros de trabajo y otros dos están en el hospital", señaló Fitri, de 25 años, camarera en uno de los hoteles afectados.

"Lo único que sé es que quiero irme de aquí lo antes posible porque cada vez que mire a la playa me acordaré de lo que ha ocurrido", añadió con voz entrecortada.

Fitri, como otros muchos, creen firmemente que la cadena de catástrofes vivida en Indonesia tiene un origen sobrenatural.

"Son avisos de la naturaleza de que el Gobierno no es bueno para Indonesia, dijo una indonesia de mediana edad que rehusó identificarse.

Más de un 70 por ciento de los indonesios interpreta los desastres naturales recientes de una manera "mística, irracional o espiritual", indica un estudio publicado este miércoles por el Círculo de Encuestas de Indonesia.

Según este informe, dicha interpretación ha dañado la popularidad del presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, y, en particular, la del vicepresidente Yusuf Kalla.

"Nadie espera al Gobierno para reconstruir sus barcos, podríamos esperar eternamente", dijo uno de los pescadores.

"Sólo esperamos -agregó- a que la tierra deje de temblar".

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir