Bogotá

Le cortaron la luz a mujer que depende de una máquina de oxigeno

La señora de 76 años, con problemas en los pulmones, denunció que por pagar un día tarde la factura, se quedó sin su respirador por más de una noche.

Es la historia de María Cristina García, una mujer de 76 años que vive en Kennedy con su esposo, y que por demoras en la entrega de la pensión con la que viven, pagó muy encima la factura de electricidad de su casa. Asegura que en reiteradas situaciones intentó explicar su caso y la necesidad de que no le cortaran el servicio. Sin embargo, "no entendieron que era una emergencia".

"Nosotros fuimos a Codensa y cancelamos la factura, pero ellos no tuvieron en cuenta las llamadas de emergencia que les hicimos. Cuando regresamos a la casa ya no teníamos luz, y yo me puse muy angustiada porque soy adulta mayor, sufro de apnea del sueño y de los pulmones, soy paciente crónica, y tengo que ponerme el oxígeno todas las noches", explicó.

En realidad doña María debe estar conectada las 24 horas del día, pero confiesa que para no exceder en el cobro del recibo, se pone el oxígeno esencialmente cuando se siente fatigada. Y esa fue su sensación al enterarse del corto. "Con decirle que se me descargó el celular de tanto llamarlos, pero aún así no vinieron a hacer la instalación".

Para María su historia, preocupantemente, se asemejaba al caso de la mujer en Barranquilla que perdió la vida a raíz de un fallo en su empresa prestadora del servicio de energía. "Yo pongo de referencia ese caso porque me pasó lo mismo anoche. Es increíble que, habiendo sucedido hace unos 3 meses, no les sirve de nada. Dios mío".

Le puede interesar: 

Prácticamente, según señaló, "de no ser por mi vecina, la historia hubiera sido otra. Cuando me empecé a sentir muy maluca, pasé al lado y le dije que si me podía dejar conectar un cable para enchufar el oxígeno. Y afortunadamente así fue cómo pude colocarme el oxígeno al menos hasta la madrugada".

Justamente, precisó que solo pudo estar conectada hasta las 2 de la mañana, porque la extensión del cable, conectado a la casa de su vecina, solo le permitía estar conectada en el sofá de su sala. La despertó entre el dolor y la incomodidad, por lo que se vio obligada a levantarse y desconectarse.

La mujer hizo reparos sobre la atención que recibió de parte de los funcionarios de Codensa. Argumentó que al final ya no la estaban tomando en serio. Sin embargo, para su fortuna, sobre las 7:00 de la mañana de ese día, su servicio fue restablecido y no pasó a mayores su dificultad para respirar.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir