Contrabando

Tras las pisadas del rey del contrabando de zapatos

La historia del hombre que tiene en “jaque” a los productores de zapatos en el país y principalmente en Bogotá fue capturado este fin de semana.

El presidente Iván Duque lo anunció: "Fue Capturado en Barranquilla el ciudadano extranjero considerado el zar del calzado de contrabando".

La noticia se conoció, pero más allá de esta captura, detrás hay una historia llena de detalles desconocidos sobre el responsable de la evasión fiscal más grande de la historia hecha por un ciudadano extranjero.

Tu Ming Chuan se llama el responsable de evadir más de 65 mil millones de pesos en aranceles desde el año 2015 a la fecha. No es chino (como se pensaría en principio), nació en Taiwán en el año 1977, tiene 43 años y desde el año 2003 vive en Colombia. 

Este hombre de 1 metro y 72 centímetros de estatura estaba radicado en la costa Atlántica y viajaba constantemente a Bogotá, vivía con una hermosa mujer nacida en Leticia (Amazonas) y fue por ella que decidió establecerse de forma permanente en el país.

 

Durante años, Ming Chuan utilizó su idioma como excusa para engañar y confundir. Era conocido por evadir cualquier duda que pudiera recaer sobre él y era en Bogotá donde distribuía la mayor cantidad de zapatos, afectando a los comerciantes del calzado, principalmente de zonas como Tunjuelito y El Restrepo.

La Investigación

En 2019 inició en Bogotá la investigación para establecer la procedencia de cuatro enormes contenedores cargados con más de 265.000 pares de zapatos, la mitad iban dirigidos a la capital del país.

La Policía Fiscal y Aduanera identificó una bodega en Barranquilla donde estaban escondidos los zapatos, lograron hacerlo gracias a la información de una fuente humana.

En septiembre del año pasado, intervinieron las bodegas y en el momento del operativo apareció Chuan en el sitio, según la narración de los testigos, él preguntó:  "¿Qué estaba pasando acá?". Las autoridades lo requirieron, era como si se hubiera delatado, pero no fue así.

Comenzaron los investigadores con una serie de preguntas al joven de rasgos orientales, en las que le decían si él era el dueño del enorme cargamento, Tu Ming Chuan lo único que atinó a hacer en ese momento fue excusarse diciendo que era solamente el traductor del dueño y que no sabía dónde estaba. Le tomaron los datos y lo dejaron ir. Desde ese momento lo mantuvieron bajo vigilancia.

Avanzó la investigación y las autoridades pudieron comprobar que aquel joven que se había identificado como un traductor y que tuvieron a un metro de distancia, era en realidad el responsable de haber hecho importaciones de contrabando en más de 1.400 ocasiones.

Sin embargo, esta cifra que es en verdad sorprendente puede ser aún mayor: los registros de las autoridades han podido establecer desde Tu Ming Chuan está en el país desde desde el año 2003, la cifra entonces se podría triplicar.

En medio del proceso de averiguación, los investigadores establecieron que los zapatos de contrabando eran distribuidos de varias formas, la más particular era en los maletines de los domiciliarios que normalmente llevan los encargos.  Eran falsos domiciliarios y utilizaban la fachada para transportarlos y entregarlos por $50.000 , los demás zapatos eran llevados a bodegas, principalmente en Bogotá.

Llegó el mes de julio de este año y con él la orden de captura que permitía ir tras Ming Chuan. Un mes duraron las autoridades tratando de encontrarlo en diferentes partes del país, después de todo había llevado su mercancía a Bogotá, Medellín y la costa, nuevamente fue una "fuente humana" la que ayudó a dar con el paradero del contrabandista.

La captura

Era el fin de semana del 7 de agosto, y mientras en Colombia se conmemoraba la Batalla de Boyacá, la Policía Fiscal y Aduanera libraba su propia "batalla" para dar con el más importante contrabandista de calzado en el país, lo cual lograron.

En una calle de la capital del Atlántico encontraron al taiwanés en un vehículo de alta gama junto a su pareja. La Policía lo requirió y no opuso resistencia, pues pensaba que se trataba de un simple interrogatorio, luego se dio cuenta de la gravedad de lo que estaba pasando, todo ante la atónita mirada de la joven mujer que lo acompañaba.

 

La curiosidad de las personas que estaban allí en el momento de su captura dejó ver que el joven no llevaba unos zapatos de buena confección, sino el mismos calzado que, según las investigaciones de las autoridades, salen de China a un costo de $2.000 y se venden a $50.000; si fueran legales podrían llegar a costar $150.000.

Así, finalmente fue capturado el "zar de los zapatos de contrabando" por parte de la Policía.

Tan solo en Bogotá se concentra el 40% de la confección del calzado en el país, y los productores aseguran que es muy difícil competir con productos muy económicos, donde no prima el buen trabajo sino la economía.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir