‘Pate grillo’, el negocio ‘desorbitado' en Catatumbo

El Eln, Epl cobran impuesto por esta gasolina ilegal para procesar cocaína.

Desangran el tubo hasta el cansancio. Y extraen ilegalmente la sustancia que les sacia sus bolsillos. En Campo Tres, Caño Madera, Campo Seis, Guachimán y La Esmeralda, caseríos aledaños a las zonas de concentración de las Farc, Ecopetrol sigue siendo víctima de los alzados en armas: el saqueo de petróleo de sus tubos que cruzan frente a la mirada de los pobladores, frente a iglesias, tiendas, supermercados.

Los ilegales aprovechan los tubos que pasan frente a las plantaciones de palma, pinchan la estructura metálica, instalan una manguera y dejan caer a recipientes el líquido. El derivado del petróleo termina en canecas que las movilizan por la carretera de Cúcuta- Tibú, Tibú- Caño Indio, Tibú- La Gabarra. Y claro, Tibú- El Tarra, el pueblo donde se debe pedir permiso y pagar impuesto al Epl y al Eln hasta para montar una peluquería, según narran sus pobladores en voz baja.

Caracol Radio

Los camiones cruzan de un lado a otro, sus conductores se movilizan sin asomo de preocupación. Y no responden a interrogantes de Caracol Radio.

-¿A qué se dedica?, se les interroga. “Es que no ve”, responden. Y aceleran el paso. Lo que se ve son canecas cargas de ‘pate grillo’ cuyo destino son los cristalizaderos de coca del Catatumbo.

Cada caneca de ‘pate grillo’- en zona de frontera con Venezuela- vale $180.000, mientras que la de gasolina pura alcanza los $250.000.

Entre más lejos llegue el camión más costoso es el valor del crudo, cuyo 60 por ciento va a los bolsillos de ‘Pepe’ o ‘Pedro’, lugarteniente de la disidencia del EPL, un grupo cuyo fuerte es su ‘poderosa’ economía ilegal por encima de la militar.

Caracol Radio

El ‘pate grillo’ termina en los cristalizaderos y laboratorios de coca de El Tarra, de Caño Indio (a donde se irán las Farc), en La Gabarra.

Caracol Radio conoció que las hojas de coca las trituran, las exponen al sol y después las revuelven con ‘pate grillo’. Extraen posteriormente el combustible y juegan con la clorofila de la mata hasta convertirla con permanganato en pasta base de coca.

El desangre para las petroleras ha sido tan fuerte que Ecopetrol optó por restringir el flujo de petróleo que pasa por sus tubos en esta región del país. Y contratar vehículos que le muevan su crudo hasta Cúcuta.

Cada tres días 50 carrotanques cruzan con petróleo hacía la capital de Norte de Santander escoltados por caravanas militares, mientras que los ilegales esperan que las llaves se abran y pase ‘pate grillo’ para hurtárselo.

Caracol Radio

¿Quién está detrás del negocio? Nadie habla, pero Caracol Radio conoció en el terreno que el negocio pasó de pequeños campesinos a mafias dedicadas exclusivamente a hurtarse este derivado del petróleo cuya principal ganancia terminaba hasta hace un año en los bolsillos de las Farc, pero hoy les llega directamente a las disidencias del Epl.

El Ejército en Catatumbo está en algunos tramos de la carretera, pero los 1.200 hombres que tiene la Fuerza de Tarea Vulcano está desplegada en mayor parte en la zona rural de Norte de Santander. Aunque se haga control, la cobertura militar no alcanza para cubrir una extensión que supera los 20.000 kilómetros cuadrados.

Cargando