Salud y bienestar

Beber alcohol durante el embarazo es más dañino de lo que pensábamos

Un estudio de la Universidad de Viena demuestra que incluso el consumo ocasional de alcohol puede ralentizar el desarrollo cerebral del feto

Mujer embarazada tomando una bebida alcohólica / AntonioGuillem

Incluso mínimas cantidades de alcohol pueden causar cambios irreversibles en el cerebro de un feto, revela un nuevo estudio. A pesar de eso, se estima que el 10% de las embarazadas consume bebidas alcohólicas. Aunque ya era conocido que el consumo excesivo de alcohol durante el embarazo puede provocar problemas físicos, cognitivos y de comportamiento permanentes y graves en los niños, un nuevo estudio de la Universidad de Viena demuestra que incluso el consumo ocasional de alcohol puede ralentizar el desarrollo cerebral del feto.

Esto podría causar alteraciones en la parte del cerebro que ayuda a los niños a desarrollar sus habilidades sociales, a interpretar las imágenes y los sonidos y a comprender el lenguaje. El estudio, que aún no se ha publicado y que se presentará en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica la semana que viene, utilizó imágenes resonancia magnética del cerebro del feto para ver en tiempo real cómo el consumo de alcohol de las pacientes embarazadas podría afectar a regiones clave del cerebro en desarrollo.

Cada caso es un riesgo aunque no todos, ni siquiera la mayoría, de los bebés de embarazadas bebedoras desarrollarán problemas provocados por el consumo de alcohol, los investigadores dicen que tampoco hay garantía de que los niños no lo hagan.

“Puede ser un riesgo muy pequeño asociado a cada vaso que se beba durante el embarazo, pero nunca se sabe si ese puede ser el que te lleve al límite”, dice la doctora Marlene Stuempflen, coautora del estudio, en una entrevista con Business Insider.

Para el estudio, los investigadores analizaron los exámenes de resonancia magnética de 24 fetos con exposición prenatal al alcohol. Los fetos tenían entre 22 y 36 semanas de gestación en el momento de la prueba. La exposición al alcohol se determinó mediante encuestas anónimas a las madres.

Ralentización del desarrollo del cerebro

Los autores del estudio descubrieron que los cerebros fetales de las bebedoras se desarrollaban de forma significativamente más lenta que los de las no bebedoras de la misma edad gestacional.

También descubrieron que el surco temporal superior derecho, que desempeña un papel en la empatía, la toma de perspectiva y la percepción del lenguaje, entre otros aspectos, era menos profundo. 17 de las 24 madres bebían alcohol con relativa poca frecuencia, con un consumo medio de menos de una bebida alcohólica a la semana. No obstante, también en estos casos se pudieron detectar cambios significativos en estos fetos a partir de la resonancia magnética prenatal, según el estudio.

Puede interesarle

No está claro cómo afectarán estos cambios estructurales al desarrollo cerebral de estos bebés después del nacimiento. “Para evaluar esto con precisión, tenemos que esperar a que los niños que fueron examinados como fetos en ese momento crezcan un poco, para poder invitarlos a que vuelvan a ser examinados”, afirma el autor principal del estudio doctor Kienast.

“Sin embargo, podemos suponer firmemente que los cambios que descubrimos contribuyen a las dificultades cognitivas y de comportamiento que pueden producirse durante la infancia”.

El siguiente artículo se está cargando

Escucha la radioen directo

Caracol Radio
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

Programación

Ciudades

Elige una ciudad

Compartir

Más acciones

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad