Lo más leído

  • Fiscal Jaimes solicitará preclusión del proceso contra Uribe
  • "Yeidis nunca había sufrido de epilepsia, era una mujer muy sana"
  • Aplicaciones que debería eliminar de su celular y no es WhatsApp
  • Sisbén IV: paso a paso de inscripción y actualización de información
  • Modifican protocolos de bioseguridad en Pereira
  • Emergencia por incendio en subestación afecta a Barranquilla y Soledad

Hoy es noticia

Más temas
Racismo

Jugadores de PSG y Basaksehir se arrodillaron contra racismo en Champions

Neymar, Kylian Mbappé y otros integrantes del PSG expresaron en las redes sociales su compromiso contra el racismo.

El partido de la Champions League entre el PSG y el Basaksehir, convertido en un símbolo de la lucha contra el racismo en el fútbol, se reanudó este miércoles después de que fuera interrumpido este martes después de que uno de los árbitros llamara "negro" a un miembro del cuerpo técnico del club turco.

En el Parque de los Príncipes, con grandes pancartas con el lema 'No al racismo' en unas gradas vacías por la pandemia, los jugadores de ambos equipos calentaron con camisetas blancas con el escudo de los dos clubes y el mismo mensaje antirracista.

Después, justo antes del pitido inicial, los 22 futbolistas y el equipo arbitral se unieron alrededor del círculo central para apoyar una rodilla en tierra y levantar el puño, el gesto que se ha convertido en símbolo en Estados Unidos y después por todo el mundo, originario del movimiento 'Black Lives Matter', contra el racismo y la violencia policial.

Una escena que sigue al histórico gesto realizado por los jugadores en la víspera, cuando se escuchó al cuarto árbitro Sebastian Coltescu designar al entrenador asistente Pierre Achille Webó como "el negro" en rumano ("negru"), lo que provocó la ira de los futbolistas y del cuerpo técnico del equipo turco y luego del PSG, que acordaron abandonar el terreno de juego luego de unos minutos de tensas conversaciones.

En el banquillo turco está presente Webó, el antiguo internacional camerunés convertido en símbolo de la lucha contra el racismo tras haber sido expulsado el martes por Ovidiu Hategan tras denunciar las palabras racistas del árbitro asistente, un episodio que la UEFA anunció que investigará "en profundidad", y cambiar al cuarteto arbitral rumano por otro dirigido por el holandés Danny Makkelie.

El cambio de árbitros había sido una demanda expresa realizada por los jugadores para reanudar el encuentro.

El miércoles, horas antes de reanudarse el partido, la instancia europea retiró la tarjeta roja a Webó.

El reglamento disciplinario prevé una suspensión de al menos 10 partidos por comportamientos racistas o discriminatorios, una norma que también se aplica a los árbitros.

Este incidente provocó la reacción de las estrellas. Ya por la noche del mismo martes, Neymar, Kylian Mbappé y otros integrantes del PSG expresaron en las redes sociales su compromiso contra el racismo.

El ministro de Deportes rumano, Ionut Stroea, se disculpó "en nombre del deporte rumano".

Este partido pone colofón a un año 2020 marcado por el creciente compromiso militante del mundo del deporte, especialmente en el fútbol, donde hasta entonces la UEFA quería mantener lo más alejada posible la política de los estadios.

La indignación de muchos deportistas estadounidenses contra la injusticia racial, dentro del movimiento 'Black Lives Matter', ha provocado movimientos al otro lado del océano Atlántico.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio
En vivo

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir