Nascar

Donald Trump hizo historia, pero "saló" las 500 Millas de Daytona

Nunca antes un presidente de Estados Unidos había inaugurado esta carrera tradicional de Nascar.

Es la primera vez que un presidente de los Estados Unidos hace parte de la apertura de una edición de las 500 millas de Daytona, y por ello, Donald Trump hizo historia el pasado domingo en el International Speedway en Florida, circuito donde tiene lugar la tradicional carrera de Nascar.

Ante más de 100 mil espectadores, Trump arribó al circuito en su limusina blindada denominada como "La Bestia" acompañado de su esposa, Melania, y dio una vuelta escoltado por los más de 20 automóviles que correrían. 

"Enciendan sus motores" aclamó el mandatario ante el grito ensordecedor de la multitud en las gradas. "Estamos frente a un evento que celebra la gloria pura y simple de Estados Unidos", añadió Trump en la previa de la edición 62 de esta competición. "Los fanáticos de Nascar saben que no importa quién gane, lo que importa es Dios, la familia y el país", concluyó.

Sin embargo, la aparición de Trump no fue del todo provechosa, sino que, por el contrario, 'saló' el evento, pues debió ser suspendido por la lluvia de ocho años (2012). Durante la vuelta presidencial, cayeron algunas gotas, situación que obligó a los pilotos a regresar a los 'pits'. Y posteriormente, cuando la carrera se reanudó e iban recorridas 20 vueltas, tuvo que ser suspendida definitivamente producto de una fuerte lluvia.

Por lo tanto, la primera carrera se llevará a cabo este lunes a partir de las de las 4:00 p.m.

Cargando