Congresistas lamentan la pérdida de la verdad con la muerte de ‘Popeye’

Coinciden en que Jhon Jairo Velázquez se lleva a la tumba muchos secretos sobre los posibles nexos entre el narcotráfico y la clase política.

Jhon Jairo Velázquez había sido hospitalizado desde el 31 de diciembre, en el Instituto Nacional Cancerológico, por un cáncer de estómago. Una vez confirmada su muerte, por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), personalidades políticas reaccionaron al deceso del exjefe de Sicarios de Pablo Escobar.

El senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, afirma que "si bien nadie puede alegrarse por la muerte de una persona, ‘Popeye’ no le dijo toda la verdad al país sobre los nexos entre el narcotráfico y el mundo político y empresarial. Esa es una deuda que quedó sin ser pagada a la sociedad".

Desde el Centro Democrático, partido en el que militó Popeye antes de volver a la cárcel, el senador Ciro Ramírez resaltó "se acaba uno de los periodos más tenebrosos de la historia. Un personaje que no se debe repetir. En buena hora murió en la cárcel, donde tenía que pasar el resto de sus días".

A propósito, el representante José López, de Cambio Radical, manifestó que "los efectos en la mentalidad colectiva siguen ahí. Por eso se debe recordar que los delincuentes nunca pueden ser héroes y la violencia nunca puede ser el camino en una sociedad".

De igual manera el senador de la U, Berner Zambrano, destacó que "el mensaje que le debe quedar a toda la gente que le hace tanto daño al país es que se deben dedicar, de ahora en adelante, a encausar sus vidas".

Por su parte, Antonio Sanguino, senador de la Alianza Verde enfatizó, "con su muerte, se lleva buena parte de la verdad sobre los crímenes en los que participó de manera directa y sobre quienes estuvieron detrás; verdad que requieren y reclaman las víctimas de la acción violenta del narcotráfico y del narcoparamilitarismo en el país".

Cargando