Desde 2015 más de 91 mil niños han sidos víctimas de violencia sexual

Las víctimas más afectadas por la violencia sexual son las niñas entre 10 y 14 años.

Durante el VII Encuentro Internacional para la Prevención y el Manejo del Riesgo de Abuso y Explotación Sexual de Niñas, Niños y Adolescentes en Entornos Digitales se reveló que desde 2012 más de 64.500 casos han sido reportados a Te Protejo, una línea de denuncia virtual.

En el evento el ICBF, el Ministerio de las TIC, la organización internacional INHOPE, Unicef y la Fundación Renacer se comprometieron con la lucha contra el abuso y la explotación sexual de niños en Internet.

“Hay una tendencia mundial desde 2017 aumentan un 700% la detección de material de abuso y explotación en línea, solo la que se detecta. Es un problema que aumenta en la medida que hay más conectividad y más acceso a redes”, afirmó la oficial de Protección Infantil de Unicef Colombia, Rocío Mojica.

De otro lado, el más reciente informe de Alianza por la Niñez Colombiana asegura que, los departamentos con las tasas más altas de violencia sexual durante 2018 son Quindío, con 487 casos; Casanare, con 435 y el Amazonas con 102.

Le puede interesar: JEP desmiente a MinDefensa sobre limites para capturar a 'Mayimbú'

Aunque el material de abuso y explotación sexual en Internet disminuyó respecto al año pasado, de acuerdo con los datos del informe, las páginas web con orden de bloqueo son casi cuatro mil y tan solo se han llevado a cabo 128 acciones para el restablecimiento de derechos.

De acuerdo con Alexandra Bernal, directora de contenidos de Red PaPaz, es muy importante “ser conscientes de las edades recomendadas por los diferentes organismos internacionales sobre el uso de pantallas y no exponerlos a pantallas antes de tiempo”, aseguró.

Otra de las violencias analizadas en el informe de Alianza por la Niñez son los casos de madres a edades tempranas. En comparación con el año pasado los casos de madres entre 10 y 14 años se han reducido un 79%.

Finalmente, Alexandra Bernal aseguró que, “así como no perdemos de vista a nuestros hijos en el parque, no los perdamos de vista en los entornos digitales”.

Cargando