¿Choque de trenes en la Corte Suprema en el caso Martín Morales?

Mientras la sala civil aceptó una tutela para revisar su condena, la sala penal la ratificó.

El ex congresista fue condenado en 2016 a más de 20 años de prisión por supuestos delitos relacionados con la parapolítica y desde ese entonces ha solicitado que el alto tribunal revise la sentencia y el lugar de reclusión.

En primera instancia el ex parlamentario radicó una acción de tutela que fue aceptada por la sala civil de la corte y en la que le daban la razón respecto situaciones procesales que podrían configurarse como discriminatorias.

Luego de este pronunciamiento la sala penal de la misma corte, decide las condiciones de reclusión a pesar de los argumentos de la sala civil y las peticiones de diferentes organizaciones afro para que su caso fuera revisado.

En un memorial radicado en ese despacho, Morales asegura que su condición de pertenencia a una minoría etnica influyó para que la sala penal no tuviera en cuenta sus solicitudes a pesar de que se renunció voluntariamente a pedir una libertad provisional por vencimiento de términos.

“Sobre el asunto de discriminación racial deseo pedirles a ustedes honorables magistrados, que dentro de su pronunciamiento se tracen líneas jurídicas que eviten que otras personas de la comunidad afrodescendiente padezcan un trato discriminatorio racial en la justicia colombiana”, añade argumentando que son varias las similitudes de su caso con el de Luis Alfredo Ramos y sin embargo no ha habido el mismo racero en la condiciones de reclusión.

Morales fue senador del partido de La U hasta el momento de su captura en marzo de 2016.

Cargando