Casi la mitad de los líderes sociales asesinados fueron víctimas en su casa

Los promotores en programas de sustitución de cultivos ilícitos son los más atacados por grupos criminales.

Los registros oficiales dejan al menos 15 líderes asesinados en lo corrido de 2018, en menos de dos meses.

Caracol Radio revela el detalle de cada caso, su investigación y hasta las armas de fuego usadas por los delincuentes.

La mayoría de estos casos ocurrieron en los departamentos de Cauca y Antioquia, aunque Nariño, Norte de Santander, Córdoba, Bolívar y hasta Risaralda también fueron escenario de violencia.

El arma homicida

Para los investigadores existe un hecho común en al menos 11 de los 15 casos ocurridos, la clase de arma usada.

Las armas cortas y automáticas, como pistolas, fueron las más utilizadas por los sicarios que cometieron los asesinatos.

En tres oportunidades los lideres fueron asesinados con disparos de fusil y uno fue víctima de escopeta.

A partir de esos hallazgos la Fiscalía indaga en responsabilidades que por ahora dejan como hipótesis principal a grupos de sicarios y redes urbanas encargadas de cometer estos crímenes.

Por actividad

En el informe que presenta Caracol Radio los líderes que se dedican a promover los programas de sustitución de cultivos ilícitos son las víctimas más frecuentes con cinco casos.

Los siguen el lista quienes denuncian hechos de corrupción con tres crímenes.

En adelante aparecen víctimas que dedicaban sus actividades a defender espacios en la cultura, la salud, etnias y hasta el medio ambiente.

La mayoría de casos si bien están relacionados con los cultivos ilícitos, para la Fiscalía tienen un hecho común que deja a los grupos narcotraficantes como los responsables.

Sitio del crimen 

La mayoría de asesinatos tuvieron como escenario dos lugares: la vía pública y la casa de las víctimas.

En seis oportunidades los asesinos llegaron hasta el lugar de residencia de los líderes y en presencia de sus familiares les dispararon.

En otros seis, los ataques ocurrieron en la calle o vías por donde regularmente transitaban los defensores.

El resto de asesinatos fueron registrados en establecimientos de comercio, en un salón comunal e incluso en la orilla de un río.

Fueron los crímenes cometidos en la casa de los líderes los que incluyeron el uso de armas de fuego cortas.

Las investigaciones

En nueve de 15 casos reportados la Fiscalía tiene evidencias de algunas advertencias, amenazas en contra de los líderes, lo que obligó a tomar consideraciones de seguridad que aparentemente fueron insuficientes para quienes las solicitaron.

La Fiscalía caracterizó los ataques por departamentos y en cada zona los grupos criminales que delinquen se convierten en los principales responsables de los asesinatos.

La forma de cómo perpetraron los crímenes ayudó a establecer esa hipótesis.

En cinco oportunidades los asesinos abordaron a sus víctimas uniformados, en un caso llegaron encapuchados y en nueve de civil, como cualquier otro habitante de la zona y en dos los sicarios aparecieron en moto.

Cargando