Lo que está en juego no es mi mandato sino el futuro de Brasil: Dilma Rousseff

La mandataria afirma que con su juicio político se atenta contra los derechos de los 54 millones de brasileros que la eligieron

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se dirigió al país luego de sus suspensión del Senado por seis meses y afirmó que no existe injusticia más devastadora que condenar un inocente porque es algo irreparable.

"No cometí crimen de responsabilidad, nunca recibí sobornos, es un proceso jurídicamente inconsistente e injusto", afirmó.

La mandataria brasileña afirmó que puede que haya cometido errores pero no cometió crímenes.

"Mis actos fueron legales, correctos, necesarios, idénticos a los que fueron ejecutados por mis antecesores, y no era un crimen en ese entonces, tampoco lo es ahora", señaló.

Señaló además que lo que se pretende con lo que ella califica como golpe de Estado es un ataque a los derechos de los 54 millones de brasileños que la eligieron.

Cargando