Michel Temer, el hombre que podría convertirse en nuevo presidente de Brasil

El vicepresidente asumiría el gobierno si avanza el juicio político contra Dilma Rousseff por supuesto maquillaje de cifras.

Michel Temer pasó de ser un vicepresidente “decorativo” como se describió cuando le quitó su apoyo a Dilma Rousseff en medio del juicio político que afronta, a ser la figura central que podría convertirse en presidente de interino de Brasil en medio de la crisis que afronta el país.

No cuenta con apoyo popular. Apenas un 2% de los brasileros votarían por él si se presentara como candidatos presidencial, mientras que el 60% de la población exige su renuncia, según una encuesta reciente de Datafolha.

A pesar de esto, cuenta con una larga y exitosa carrera política en la que ha sido tres veces presidente de la Cámara de Diputados, dos veces presidente de su partido y se ha desempeñado como procurador general de Sao Paulo, su estado natal.

Es considerado como un hombre abierto al diálogo y conciliador, pero actualmente es visto por el gobierno como un enemigo que tienen bajo el mismo techo aunque fue una ficha clave a la hora de que la mandataria fuera reelecta en el 2014, ya que hace parte del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, la colectividad política con más congresistas de este país.

Es descendiente de libaneses y está casado con una exmodelo a la que le duplica la edad y que espera su segundo hijo. Aparte de ello, Temer tiene otros 4 hijos anteriores a esta relación.

Su rol en el impeachment

Ha sido calificado por Rousseff como “el jefe de la conspiración en su contra” tras el audio que se filtró en el que Temer da un discurso de 15 minutos en el que explica lo que haría al asumir la jefatura del Estado de forma temporal, dando como un hecho el juicio político en su contra.

Sin embargo, este no fue el primer roce que tuvieron Temer y Rousseff pues el vicepresidente ya le había enviado a la mandataria una carta en donde le reclamaba su desconfianza hacia él, en momentos en los que su partido ya le había retirado el apoyo a la jefe de Gobierno.

La legislación brasileña establece que en caso de un juicio político en contra el presidente del país, su cargo debe ser asumido de forma interina por el vicepresidente por un periodo cercano a los 180 días.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir