Las polémicas propuestas de ONG´s para el fin del conflicto

A La Habana llegaron las ideas recogidas durante varios foros organizados por la ONU y la Universidad Nacional.

Una que llama la atención es la de la Organización ABCPAZ dirigida por Carlos Arturo Velandia o Felipe Torres un ex integrante del ELN que ahora trabaja en temas relacionados con procesos de paz.

Allí plantean varias condiciones necesarias para la dejación de armas y las zonas de ubicación que no distan de la realidad y de lo que se ha conocido podría ser la tarea de la ONU y el papel de la Fuerza Pública en ese escenario de cese bilateral, sin embargo en lo que se refiere a la reintegración de ex guerrilleros las propuestas van en contra de todo lo que ha puesto el gobierno como línea roja para ese proceso.

Se propone por ejemplo que una vez dejen las armas los cargos de los guerrilleros sean equiparados con los rangos militares para efectos prestacionales y de esa forma igualar a guerrilleros rasos con soldados profesionales e incluso a los miembros del secretariado con el cuerpo de generales.

Insisten en que será necesaria una nueva Fuerza Pen la que puedan entrar ex combatientes de las Farc y que el Gobierno debe destruir cualquier antecedente judicial de los guerrilleros indultados para que puedan acceder a cargos públicos en el futuro sin ser víctimas de estigmatización.

En cuenta la participación política proponen que se le de participación a la guerrilla durante tres periodos legislativos con 10 curules en senado, 16 en cámara y 4 asientos en todos los concejos y asambleas del país.

Sobre el desarme plantean que sea la ONU la única en capacidad de verificar la destrucción de las armas y que debe haber un acto simbólico de los jefes de las Farc dejando su armamento personal en presencia de misiones humanitarias de todo el mundo, el Gobierno Nacional y sociedad civil

Sin duda alguna, aunque la sociedad civil está en su derecho de proponer lo que quiera, la mesa de La Habana tiene la facultad de tomar lo que les parezca conveniente y desechar este tipo de iniciativas que pueden hacer más daño que aporte a la negociación.

Cargando