La carrera en ascenso de América Latina

En el continente se están haciendo construcciones cada vez más altas. Conozca cuáles son los diez proyectos en la región que más se acercan a las estrellas.

Hace casi un siglo, sobre la Avenida de Mayo, una de las más icónicas de Buenos Aires, Argentina, se levantó el Palacio Barolo: el primer edificio en América Latina que alcanzaría los cien metros de altura. Una construcción que incluso se podía ver desde Montevideo, al otro lado del Río de la Plata, gracias a un faro de 300.000 bujías que representa a Dios en una obra enmarcada en la Divina Comedia y en donde también hay espacios pensados en el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso.

Con el inicio de las obras del Empire State en Nueva York el 17 de marzo de 1930, entre otros, la carrera del hombre por alcanzar las nubes inició con Latinoamérica como participante. ¿El resultado? Hoy el edificio más alto de la región es la Gran Torre de Santiago en Santiago de Chile, que triplica la altura del Palacio Barolo, alcanzando 300 metros desde el suelo. ¿Hasta cuándo?

En tres años se espera que la corona pase a México con los 330 metros de la Torre Insignia en Monterrey y, tan solo un año después, a Argentina nuevamente gracias a los 335 metros de Torre Polo Audiovisual. Conozca más de estos edificios y algunos otros que han marcado un hito en el panorama de los rascacielos de la región:

Chile

Chile encabeza en este momento la lista con la Gran Torre de Santiago, una mega estructura que hace parte del complejo Costanera Center en Santiago. Tiene 63 plantas, seis de los cuales son subterráneos, 24 ascensores y su construcción tardó casi ocho años, incluyendo un retraso en la por la crisis económica del 2009. En el 2012 se convirtió en la torre más alta de Suramérica, superando por 16 metros al Trump Ocean Club de Panamá.

Panamá

El segundo edificio más alto de la región es el Trump Ocean Club International Hotel & Tower (284 metros) en Ciudad de Panamá. Es además el rey indiscutible de Panamá, pues en el país caribeño hubo entre el 2010 y el 2012 un total de doce edificios que compitieron por alcanzar la corona. El Trump Ocean Club es la primera inversión de la organización Trump en América Latina y se caracteriza por tener una estructura en forma de vela. La firma encargada de proyectar el edificio fue la colombiana Arias Serna Saravia.

Ciudad de Panamá es la meca de los rascacielos en América Latina con más de 40 proyectos ya construidos y varios en desarrollo. También tuvieron la iniciativa

México

Ciudad de México alberga el rascacielos más alto del país azteca: la Torre Mayor (225 metros). Ha resistido varios sismos, incluido un terremoto en 2003 de 7.6 en la escala de Richter, siendo catalogado como el edificio más seguro de América Latina en un especial de History Channel sobre los rascacielos del mundo.

de la Torre Financiera, un proyecto que alcanzaría los 427 metros de alto pero fue cancelado por los altos costos y el rechazo de gran parte de la población. En el mismo terreno que ocuparía la polémica torre se planea la construcción de un hospital.

En México también están dos proyectos que se perfilan para encabezar, por lo menos en algún momento, la lista: la Torre Insignia (330m) y la Torre KOI (276m). Ubicadas ambas en Monterrey, la Torre Insignia tendrá el último piso a 300 metros del suelo y de allí saldrá una antena que le dará la altura final, convirtiéndose en el edificio más alto de la región para el año 2018.

Colombia

También esperado para el 2018, uno de los edificios de las Torres Atrio (268m) será el más alto de Colombia y estará en el top diez de la región. La torre, cuya construcción está planeada con acero y vidrio como protagonistas, tendrá 59 pisos y estará acompañada por otra que alcanzará los 200 metros. Sin embargo, es solo uno de los proyectos de la capital, pues quien ahora ocupa ese preciado primer lugar más cerca de las nubes es el BD Bacatá (Torre Sur – 240m), que ya superó a la Torre Colpatria y también tendrá una torre anexa de 216 metros.

Venezuela

20 años antes de que en México se levantara la Torre Mayor, ya existía en Caracas el Complejo Urbanístico Parque Central, que en 1983 pasó a tener dos edificios encabezando la lista de rascacielos en América Latina, cada uno con 225 metros de altura. En ese lugar se mantuvieron por dos décadas y también rompieron el récord, en su momento, de ser las torres de hormigón armado más elevadas del mundo.

Argentina

Si todo sale como está planeado, un siglo después de que el Palacio Barolo vio la luz en la Avenida de Mayo, el título del rascacielos más alto de Latinoamérica volverá a Argentina gracias al proyecto del Polo Audiovisual en la isla Demarchi, al sur de Buenos Aires. Además de sus 335 metros de altura y de tener en su superficie los colores de la bandera del país, la construcción contempla espacios dedicados a la producción y administración audiovisual, un hotel, apartamentos y un estadio para múltiples usos con capacidad para 15.000 personas.

La carrera sigue en ascenso en América Latina y nunca se detendrá. Estos son solo algunos de los ejemplos que encabezaron la lista de los edificios más altos en la región y algunos de los proyectos que esperan tener, por lo menos durante unos meses, el título.

Cargando

Escucha la radio en vivo

Elige una ciudad

Caracol Radio

Caracol Radio

Programación

Último boletín

Ciudades

Elige una ciudad

Caracol Radio

Compartir