Afectados por vendaval en Calamar, Bolívar, no han recibido “ni una teja”

Hicieron un llamado a las autoridades pues consideran que son un pueblo fantasma que nadie ve.

Más de 220 familias damnificadas por un vendaval en la segunda semana de agosto en Calamar, Bolívar, aguardan aún por la ayuda humanitaria prometida por la Alcaldía del municipio. Sin embargo, cuentan con desazón cómo han tenido que arrendar habitaciones y algunos otros dormir a la orilla del río Magdalena, porque en palabras de ellos, no han visto "una sola teja" para hacer las reparaciones de sus viviendas.

Ana Altamiranda, una de las afectadas de las 200 casas que resultaron con daños, dijo a Caracol radio que "sin techo, sin colchones y aquí nadie le ha prestado atención. Francisco Caro, delegado de la oficina de gestión del riesgo brilla por su ausencia, de la alcaldía prometieron una comisión y como que se perdieron en el camino hasta aquí".

"Quedamos prácticamente en la calle y nos da vergüenza cómo del lado del Atlántico ya tienen todo solucionado. De este lado del río a nadie le duele el pueblo", resalta. El alcalde Alejandro Arrázola Carrasquilla aún no se ha pronunciado por el hecho, y los habitantes aseguran que iniciarán protestas si la ayuda no llega cuanto antes.

Cargando