​Autoexamen genital masculino

No importa su edad, hágase exámen de genitales con frecuencia

Aunque no se le da la misma importancia ni la misma publicidad que al autoexamen de seno en las mujeres; que deben hacerse también los hombres, puesto que existe el cáncer de mama masculino,  el autoexamen de genitales en los hombres es particularmente recomendado

 En los genitales masculinos, las infecciones y neoplasias, entre otras enfermedades, son frecuentes, peligrosas y, por desgracia, usualmente asintomáticas y por ello conviene que con periodicidad el hombre se realice un buen autoexamen con el que pudiera detectar tempranamente cualquier anomalía

 El examen debe realizarse cuando la zona está caliente y ello se logra muy bien recién levantados o recién bañados con agua caliente; para lograr que el escroto esté distendido y los testículos lo más afuera posible de la pelvis

 Al tocar suavemente la parte anterior de los muslos es posible observar el denominado reflejo cremastérico que consiste en que se contraen los músculos escrotales llevando los testículos hacia arriba. En caso de no lograr el reflejo en ese momento, debe verificarse que por el frío el escroto se contrae y sube los testículos para calentarlos mientras que por el calor el escroto se dilata dejando descender a los testículos para alejarlos del calor pélvico

 Con el escroto distendido, coloque suavemente sus dedos pulgares, índices y medios de las dos manos rodeando uno de los testículos y recórralo para descubrir una textura lisa, tersa y firme. Repita el procedimiento con el otro testículo para verificar que no haya diferencias importantes de forma o tamaño (aunque uno es un poco más grande que el otro), masas anormales o zonas dolorosas. Encima de los testículos, y adheridos a cada uno de ellos un poco por detrás, se encuentran los epidídimos y de ellos hacia arriba se puede identificar fácilmente cada uno de los cordones espermáticos o vasos deferentes que deben ser revisados con los mismos conceptos y para los mismos efectos.   La detección temprana de anomalías hace más probable un tratamiento de buen pronóstico. Además de las visitas innegociables al urólogo para esta misma revisión, más el tacto rectal de la próstata y un examen de laboratorio para detectar antígenos prostáticos, idealmente cada año, este autoexamen de genitales realizado al menos una vez al mes protege al hombre de la aparición y avance de enfermedades que identificadas a tiempo pueden no llegar a ser un serio problema

No importa su edad, hágase exámen de genitales con frecuencia  

Cargando