Sexo: Vista y Oído

El ser humano ha desarrollado y utilizado particularmente estos dos sentidos como fuente principal de imaginación.

Para enfatizar esta afirmación tenemos el mejor ejemplo con el cine. Se inició visual (el cine mudo) y cuando hubo tecnología apareció el cine sonoro. Se cuentan por décadas los años dedicados a involucrar otro sentido con sensaciones que cautiven a los espectadores en la película: el sistema desarrollado por Universal Studios denominado Sensurround que consiste en utilizar sonidos de baja frecuencia para producir vibraciones que no solo mejoran el sonido sino que impactan los canales sensoriales relacionados con el tacto; los sistemas utilizados en parques temáticos que lanzan chorros de aire o agua a los espectadores para hacer más vívida la escena de la película; las experiencias con el sistema de ventilación que involucra olores y sensaciones de frío y calor; etc

 En nuestra vida sexual y por la organización diferencial de los cerebros masculino y femenino, se dice que las mujeres son particularmente sensibles y receptivas a estimulación auditiva mientras que los hombres a estimulación visual

 La respuesta sexual masculina ante estímulos visuales es tan rápida como para producir erecciones en unos pocos segundos, pero tendríamos que decir que una vez se da el acercamiento de piel con piel, el tacto asume la principal responsabilidad de la excitación y, estando tan cerca uno de otro, bien podría decirse que tal vez dé lo mismo estar con los ojos cerrados o a oscuras. La publicidad nos recuerda claramente la importancia de lo visual para el hombre y por ello se usan insinuantes modelos femeninas escasas de ropa para promocionar prácticamente cualquier artículo cuya opción de compra dependa de ellos

 La respuesta sexual femenina es frecuentemente muy sensible a los sonidos; tanto para bien como para mal. Los ruidos pueden bloquear la excitación y la aparición del reflejo orgásmico mientras que los sonidos agradables –desde la música de su predilección hasta la semántica de los comentarios de su amante, pasando por los sonidos ininteligibles de quien les habla en otro idioma- pueden ser desencadenantes de una buena excitación y facilitadores de su reflejo orgásmico

 Si bien es alta la frecuencia con la que los hombres sacan provecho de la información visual y las mujeres de la información auditiva para disfrutar del sexo, es claro que ellos y ellas pueden disfrutar tanto de lo visual como de lo auditivo. Ver u oír a su pareja excitada y experimentando un orgasmo puede resultar muy satisfactorio y excitante para cualquiera. Algunas personas, hombres y mujeres, disfrutan –incluso lo requieren- que su pareja se exprese con palabras soeces, con insultos o con palabras que reflejen lo que desea o está sintiendo

 Hacemos énfasis a los lectores para que dentro de su búsqueda de novedad y ruptura de la monotonía dediquen unos cuantos de sus encuentros sexuales a disfrutarlos con cada canal sensorial. Dense el gusto de tener una relación sexual con sus parejas dándole prioridad a lo visual, otra u otras a lo auditivo, algunas a lo tactil, lo olfativo y lo gustativo

 Con cada canal sensorial, involucren sensualidad. Lo sensual es lo que es capaz de impactar un canal sensorial. Cuando la relación sexual va a darle prioridad a lo visual, entonces enriquezcan el ambiente en lo visual; si van a disfrutar con lo auditivo entonces dispongan de ese ambiente; usen fragancias y sabores en lo olfativo o gustativo y experimenten caricias con nuevas formas y texturas

 Nuestra sexualidad es de alto riesgo para convertirse, en el corto plazo, en aburrida y monótona. Depende de nuestro ingenio y de nuestra actitud exploradora, el mantenerla activa e interesante.

Cargando