En Atlántico intentaron sabotear elecciones, dice presidente del CNE

El desorden en algunas zonas, se había superado al mediodía, afirmo el magistrado.

El magistrado Pablo Gil de la Hoz, quien votó en la ciudad de Barranquilla y tuvo la oportunidad de visitar varios puestos de votación, se mostró algo molesto por los desórdenes que se registraron en la capital del Atlántico donde las filas eran interminables y reinaba el caos

De acuerdo con Gil, el hecho que hubiera gran cantidad de personas en las filas antes de iniciar las votaciones era la muestra de que se cumpliría con las amenazas que se había hecho por algunos sectores de implementar operación tortuga a fin de que se desistiera de la implementación del sistema biométrico

Desde las primeras horas de la mañana, en la ciudad de Barranquilla, comenzó a observarse gran afluencia de personas en los puestos de votación, inclusive, en uno de los puestos de la Localidad Sur Occidente, un centenar de personas pasaron la noche en el sitio donde se suponen votarían. Ello presagiaba, según el magistrado Gil, que las amenazas de saboteo se cumplirían

En algunas de las zonas de votación hubo tal caos, que fue necesario la presencia de la fuerza pública para dispersar a la multitud que se había alzado en voz de protesta

Aunque en la mayoría de los puestos de votación no hubo mayores problemas con el sistema biométrico, en algunos de los puestos fue necesario suspender el sistema parcialmente y los votantes pudieron votar de manera fluida

La situación de inconformidad de la gente por la aglomeración de votantes que generó el desorden en algunas zonas, se había superado al mediodía, afirmo el magistrado.

Cargando