El Senado de EEUU aprueba el plan de rescate financiero de Obama

El Senado de EE.UU. aprobó con un mínimo margen un plan de estímulo económico, texto que ahora deberá ser armonizado con el aprobado por la Cámara de Representantes el mes pasado

El Senado de EE.UU. aprobó hoy un plan de estímulo económico por 838.000 millones de dólares, con lo que se inicia una lucha campal para armonizarlo con el que aprobó la Cámara de Representantes el mes pasado

Con 61 votos a favor, uno más del mínimo necesario, y 37 en contra, el Senado aprobó el plan de estímulo, pensado para sacar a la economía del atolladero y conjurar la "catástrofe" de la que advierte a diario el presidente Barack Obama

La medida contó con el apoyo de demócratas centristas y de tan sólo tres de los 41 republicanos del Senado, las senadoras Susan Collins y Olympia Snowe, y el senador Arlen Specter, todos ellos de corte moderado

Fue tan urgente lograr los 60 votos, que el senador demócrata Edward Kennedy, que padece de cáncer cerebral, tuvo que presentarse en el pleno para emitir su voto. No se le veía en el Capitolio desde que sufrió convulsiones durante la investidura de Obama el 20 de enero pasado

La votación se realizó tras una vorágine de reuniones a puerta cerrada la semana pasada y de luchas ideológicas sobre el alcance y contenido del plan

Al final, un grupo de 20 senadores demócratas y republicanos logró reducir el monto original del proyecto ante el Senado, que era de unos 900.000 millones de dólares

Sin embargo, los republicanos insisten en que el plan es muy costoso e ineficaz, hipoteca a futuras generaciones y no contiene suficientes recortes tributarios para surtir efecto a corto plazo

Peor aún, advierten de que si se le hacen más ajustes en el proceso bicameral, no lo respaldarán

"Este es un fraude gigantesco para el pueblo estadounidense (...) tiene gastos masivos que harán poco por ayudar a nuestra economía y las familias que necesitan ayuda desesperadamente", advirtió el republicano Jim Risch, del estado agrícola de Idaho

Los demócratas replican que el proyecto ayudará a crear o preservar entre tres y cuatro millones de empleos en los próximos dos años, además, de que invierte fuertes sumas en programas sociales y de infraestructura

Así, la votación sirve de antesala a una lucha campal ahora que la versión del Senado tendrá que ser armonizada con la de 819.000 millones de dólares que aprobó la Cámara de Representantes el pasado 28 de enero

Las dos versiones difieren no sólo en el monto total, sino también en la formulación de su componente fiscal y de recortes tributarios

El plan de la cámara baja incluye 182.000 millones de dólares en alivios tributarios y otros 638.000 millones en gastos fiscales. El del Senado es más generoso con los recortes tributarios, con 293.000 millones, y otros 546.000 millones en gastos fiscales

En la cámara baja, los demócratas afilan las armas y han dejado claro que intentarán reintroducir algunos fondos destinados para programas de educación y más ayudas para los gobiernos estatales

La versión del Senado incluye una medida de 35.000 millones de dólares que duplica a 15.000 los créditos tributarios para compradores de casa

También contiene créditos tributarios por 11.000 millones dólares para que quienes compren un vehículo nuevo puedan deducir los impuestos sobre la venta y los intereses del préstamo bancario

En un guiño al electorado molesto por los excesos de Wall Street, además, limita las bonificaciones de los 25 principales ejecutivos de empresas que se beneficien del plan

Está por verse si, al final, los congresistas modificarán aun más o eliminarán la controvertida cláusula "Buy American", que exige el uso de acero y hierro estadounidense en obras de infraestructura financiadas por el plan

En plena campaña mediática, Obama recibió como "buena noticia" la aprobación del plan en el Senado e instó al Congreso a enviarle el texto final sin demora

La meta sigue siendo votar el texto definitivo y enviarlo al Despacho Oval antes del próximo 16 de febrero

"No hay razón para no hacerlo para fines de esta semana", dijo el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien no descarta incluso postergar el receso legislativo de la semana próxima hasta lograrlo

Mientras, desde sus respectivas esquinas, los congresistas no miran en la misma dirección

Cargando