ONU alerta que 8.000 personas mueren de Sida cada día, pese a los avances

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, advirtió que 8.000 personas mueren cada día a causa de enfermedades relacionadas con el Sida, a pesar del progreso logrado en el último año en la lucha contra la epidemia.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, advirtió que 8.000 personas mueren cada día a causa de enfermedades relacionadas con el Sida, a pesar del progreso logrado en el último año en la lucha contra la epidemia.

Así lo alertó en su intervención ante la Asamblea General con motivo de la revisión de la Declaración de Compromiso de las Naciones Unidas en la lucha contra el Sida y el virus VIH adoptada hace cinco años.

Recordó que desde que se detectó el virus del Sida por primera vez, hace un cuarto de siglo, 65 millones de personas han sido contagiadas y 25 millones han fallecido por la enfermedad.

Señaló que actualmente se mueren cada día 8.000 personas a causa de complicaciones relacionadas con esta enfermedad, mientras que existen 40 millones de infectados y el ritmo de contagio es de 12.000 personas diariamente.

"Estas cifras son impresionantes, pero ni siquiera consiguen transmitir la realidad completa y verdadera del Sida. No nos exponen las implicaciones humanas que supone para los directamente afectados, sus familias y sus comunidades", indicó.

Ban subrayó que los gobiernos renovaron hace un año su Declaración de Compromiso para combatir el HIV-Sida, con objetivos concretos alcanzables en el 2010 en áreas como el tratamiento, la prevención, el cuidado y el respaldo a los afectados.

Cerca de dos millones de personas en países de ingresos bajos o medios ahora reciben tratamiento, mientras que en los lugares donde se han puesto en práctica campañas sostenidas de prevención se ha logrado reducir la prevalencia del VIH, anotó Ban.

"Sin embargo, la epidemia sigue extendiéndose. En los dos últimos años, el número de personas que viven con VIH ha crecido en todas las regiones del mundo", acotó.

Ban enfatizó en la propagación del Sida en Africa y Asia, su continente natal, en donde dijo que "cada día en que se niega la situación, se cobra un precio muy alto".

El secretario general anunció hoy el nombramiento de Elizabeth Mataka, de Zambia, que representa actualmente a las organizaciones no gubernamentales en el Fondo Global para la Lucha contra el Sida de la ONU como su enviada especial para combatir esta enfermedad en Africa.

También nombró al paquistaní Nafis Sadik, que anteriormente sirvió en el Fondo para la Población de la ONU, como su enviado para el Sida en Asia.

El líder de la ONU afirmó que se requiere continuar con los esfuerzos sostenibles en las décadas venideras para combatir la enfermedad, y señaló que la lucha contra esta será una prioridad para el organismo mundial.

"Si podemos aprender una lección en los últimos 25 años es que solo cuando trabajamos juntos con un posición unificada con gobiernos, sector privado y sociedad civil podemos derrotar el Sida", concluyó.

Por su parte, la presidenta de la Asamblea General, Sheika Haya Rashed Al Khalifa, manifestó que el mundo nunca será seguro a no ser que se aborde la pobreza, la injusticia y la desigualdad.

"El VIH-Sida está relacionado con estas tres áreas. Es un problema creciente que provocará la muerte de más de tres millones de personas este año", afirmó.

Destacó que la propagación del VIH-Sida ha devastado a poblaciones enteras y dejado a los países más frágiles y expuestos a todo tipo de peligros, entre ellos la guerra civil.

Alertó, asimismo, de la feminización de la epidemia, ya que el VIH-Sida afecta seis veces más a las mujeres que a los hombres, y es el sector de la población que tiene más problemas para acceder a medicamentos antirretrovirales.

Recordó que más de 17 millones de mujeres viven con la enfermedad en todo el mundo, y que 225 mujeres jóvenes son contagiadas por el virus cada hora.

Para Al Khalifa, la educación es crucial para prevenir la enfermedad, con un mayor acceso a la información y el aumento de los servicios de salud reproductiva.

"También debemos superar el estigma que está relacionado con el hacerse la prueba del Sida. En muchos lugares, nueve de cada diez personas no saben que están infectadas", declaró.

Del mismo modo, señaló que es necesario trabajar con las empresas farmacéuticas para reducir el costo de los medicamentos antirretrovirales, al tiempo que abogó por más mecanismos de apoyo a las personas infectadas.

Cargando