El gobierno creía desaparecida de Colombia la práctica de la extirpación del clítoris

El Ejecutivo colombiano está sorprendido con las declaraciones de la personera de Pueblo Rico (Risaralda), Araceli Ocampo, quien dijo a Caracol Radio que su despacho conoce varios casos de jóvenes procedentes de la Etnia Embera Chamí que han necesitado asistencia médica como consecuencia de un procedimiento ritual, mediante el cual les cercenan el clítoris.

El gobierno desconocía la realización de prácticas de extirpación del clítoris en comunidades indígenas del país, por lo que puede tratarse de una costumbre clandestina, afirmó la viceministra del Interior, María Isabel Nieto.

La funcionaria dijo a Caracol Radio que ese Ministerio, que tiene una división especializada en asuntos étnicos, tiene relatos históricos y antropológicos de la práctica de ablación en las familias paeces y embera-chamíes, pero que al parecer desaparecidas desde el siglo XVIII.

Sostuvo que en las próximas horas un grupo de antropólogos será enviado a la zona de los embera-chamí para tratar de determinar si la costumbre se mantuvo oculta o ha resurgido en los últimos días, pues de ese estudio debe partir una decisión para que el estado intervenga.

Nieto afirmó que la jurisdicción especial indígena consagrada en la Constitución tiene sus limitaciones en la jurisprudencia de la Corte Constitucional, por lo que el gobierno esperará el resultado de la investigación.

"La Corte ha dicho que si una costumbre está arraigada casi en la generalidad del grupo, debe prevalecer la jurisdicción indígena, pero si es una práctica aislada, no puede considerarse como parte de la cultura", sostuvo la Viceministra.

El INS también está sorprendido

El Instituto Nacional de Salud desconocía que en Colombia se practicara la mutilación de clítoris en jóvenes en etnias indígenas como la Embera Chamí en el departamento de Risaralda.

El director del INS, Luis Eduardo Mejía, dijo que le sorprende esa noticia, porque se suponía que esas eran prácticas del siglo pasado y que se daban en comunidades africanas.

Afirmó que comenzará una investigación, ya que es un tema preocupante, porque más allá de los derechos y tradiciones, se debe analizar los riesgos que esto representa para la salud ante una posibles infecciones.

Mejía dijo que hay que analizar la situación y ver el contexto en que se está dando, para adoptar las medidas respectivas, que garanticen el derecho a la vida.

El director del Instituto Nacional de Salud dijo que en temas de salud pública, siempre el gobierno tiene la potestad y la obligatoriedad de cuidar la salud de la gente, respetando las costumbres indígenas, pero buscando el bien común.

Agregó que en temas de salud pública se ha venido avanzando con las comunidades indígenas a fin de que se puedan entender las dos culturas, buscando proteger la comunidad.

La autonomía indígena no puede llegar hasta la ablación

El vicepresidente del Consejo Superior de la Judicatura, Jesael Giraldo advirtió que los miembros de la comunidad Emberá Chamí no pueden invocar el derecho a la autonomía indígena para practicar la mutilación del clítoris a las menores de edad pertenecientes a esa etnia.

El magistrado Giraldo manifestó que en Colombia no se puede invocar la autonomía de los pueblos indigenas para violentar los derechos fundamentales como el derecho a la vida y a la integridad personal.

Agregó que los jueces, la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo y todas las entidades del Estado están en la obligación de proteger a las menores de edad de la comunidad Emberá Chamí que son víctimas de la mutilación de sus genitales.-

"La corte Constitucional ha establecido unos límites para la jurisdicción indígena y tienen que ver con el contenido de los derechos fundamentales de la carta política", sostuvo el Magistrado.

Mutilación del clítoris a indígenas en Risaralda, es recurrente

La personera de Pueblo Rico, Araceli Ocampo, explicó a Caracol Radio que su despacho conoce varios casos de jóvenes procedentes de la Etnia Embera Chamí que han necesitado asistencia médica como consecuencia de un procedimiento ritual, mediante el cual les cercenan el clítoris. La funcionaria dijo que utilizan procedimientos rudimentarios y antisépticos.

Explicó que dicho procedimiento se aplica a las jóvenes de la etnia pues nacen con características genitales que no les gustan a los hombres de su comunidad. Para que esta situación no afecte su vida sexual, en el futuro, las familias someten a las adolescentes de entre 14 y 17 años a un rudimentario proceso de mutilación.

La personera dijo que reportó los casos a la Procuraduría delegada de familia para garantizar que los organismos estatales realicen campañas educativas con las comunidades indígenas y así evitar que las jóvenes sufran infecciones posteriores que deterioren su salud .

Este procedimiento se ha detectado en comunidades indígenas de Risaralda, Caldas y Chocó.

Indígenas investigan causas de la muerte de una niña de Embera Chamí

El presidente del Consejo regional Indígena de Risaralda, Alberto Guasorna, señaló que una comisión viajará al municipio de Pueblo Rico, a verificar las circunstancias en las que se produjo la muerte de una niña, para establecer si el caso está relacionado con un mal procedimiento de mutilación de clitoris.

Guasorna dijo que es extraño que haya sucedido. Agregó que personalmente encabezará una comisión que investigará el caso y si se halla algún tipo de responsabilidad de la madre de la menor, será castigada conforme a las leyes indígenas.

Por su parte, la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, reiteró su derecho a la autonomía étnica, a propósito de una práctica cultural ancestral.

Señala la Onic que las autoridades indígenas en el marco de la de sus Sistemas de Justicia propia, aplicaran su proceso de investigación, armonización y sanamiento, de acuerdo a las normas, procedimientos e instancias establecidas por las estructuras de gobierno y de autoridad del Pueblo Embera Chamí.

Cargando